Diario de sueños
11451 words

Fuerza de voluntad

Soñé que iba caminando por la selva, estaba oscuro como si fuera a llover, el ambiente era húmedo y el terreno era lodoso, yo iba bastante agitado porque al parecer un asesino venia persiguiéndome para matarme. Mi preocupación era mayor porque además estaba perdido, no tenia ni idea de hacia adonde iba, me preocupaba sobretodo por huir del asesino pero también pensaba en encontrar una salida de la espesa selva. Iba caminado sobre lo que parecía era el rastro de otras personas que habían pasado por ahí algunos días antes. Al lado izquierdo del camino un árbol me llamó la atención por su figura y vi que al lado del árbol había un hueco en la vegetación. Me causo curiosidad de que fuera así porque la selva era muy tupida por ese lado, cuando me acerqué al hueco resultó que era la entrada para otro camino. Me percaté de que el hueco estaba abierto porque alguien recién había pasado por ahí, y no sé con que justificación me sentí seguro de que era el asesino quien había pasado, entonces me metí por el hueco pensando en que ahora iba a ser yo el que lo seguía a él.

Por el hueco el camino bajaba hacia a la orilla de un pantano, todo era mas oscuro, por lo tupido de la vegetación no era posible ver el cielo. A unos diez metros de donde yo estaba, vi que alguien forcejeaba como si estuviera atrapado, y supe que era el asesino, había caído en un charco de lodo que succionaba y se lo estaba tragando. Por un segundo pensé en dejarlo morir pero rápidamente me corregí a capturarlo, así que corrí hacia adonde él estaba. Cuando llegué me sorprendí al ver que el asesino era mi maestro, y entonces supe que estaba soñando, mire la selva con esa seguridad en mi mente de que era una selva de sueño y no pude evitar sentir un bienestar que empezaba a desequilibrarme, pero reaccioné y volví al hilo del sueño: el maestro. Me pareció gracioso que el viejo se estuviera ahogando en el lodo, yo sabia perfectamente que no necesitaba mi ayuda, igual lo agarré desde donde estaba y lo saqué del lodo, pero volvió y se cayó al suelo. Le pedí por favor que se parara y cuando me agaché para ayudarlo a parar me di cuenta de que el maestro se había quedado tieso, era un tronco de madera gris y seco, quise alzarlo pero empezó a hacerse cada vez mas pesado. Estaba tratando de sacar el tronco del barro cuando escuché que detrás mío rugía un felino, me volteé a mirar y era como una pantera negra, grande, me dio mucho miedo de que me pudiera atacar, entonces solté el tronco y me fui caminando rápido por el otro lado del camino, tratando de no provocar a la pantera. Salí de la orilla del pantano por un camino que se alzaba y luego cruzaba para entrar en una caverna. Cuando iba subiendo me encontré de frente con un Jaguar que estaba acostado en un plano al lado del camino, desde esa posición estaba mas alto que yo que venia desde abajo. Me dio miedo de que el jaguar pudiera atacarme desde esa posición, así que traté de devolverme pero la pantera me venia siguiendo, se paró cerca mio en posición de ataque y me rugió mostrándome todos los dientes, pero esta vez no me dio miedo, sentí que la pantera trataba de decirme algo, estuve seguro de que el rugido no era para atacarme, era para reprenderme por tener miedo, y fui consciente de que es el miedo el sentimiento específico que debo combatir, pensar en eso aclaro mis pensamientos, ya no tuve miedo y me invadió una profunda calma.

Le di la cara otra vez al jaguar y me rugió mientras se paraba en sus cuatro patas. Yo me había quedado mirándolo muy atentamente, como tratando de saber si me diría algo, pero en vez de eso me di cuenta de que el jaguar hizo el gesto que hacen los gatos cuando están estresados, y pensé que de alguna forma yo había estado irradiando mis miedos por ahí, y el pobre jaguar era una víctima de ello. Sentí compasión por el gato que estaba asustado y estresado, estire mi mano derecha como tratando de que la oliera, pero cerro los ojos, abrió bastante la boca mientras echaba las orejas para atrás. Entonces lo agarré por la mandíbula con la mano estirada y caminé hacia él sin soltarlo, le pase una pierna por encima, y le puse mi mano izquierda arriba del hocico, tratando de cerrarle la boca para que se se calmara. Por un momento pareció que se calmaba pero empezó a moverse cada vez mas violentamente, entonces yo lo apreté con fuerza entre mis piernas y le apreté el hocico entre las dos manos. Mientras el jaguar se retorcía me di cuenta de que había algo que brillaba en su garganta, y ya le empezaba a salir como una luz roja por la boca, y pensé que tal vez era eso lo que molestaba al jaguar. Entonces le solté el hocico y le metí mi mano derecha hasta la garganta, le saque la cosa que brillaba y el jaguar como que respiro en paz. Levante lo que había sacado y era como una especie de roca roja, me quedé mirándola fascinado, era roja pero también era transparente como con vetas de colores, trataba de ver bien como era pero no podía y me empecé a sentir muy extraño, como si me costara mantener la roca entre las manos, como si fuera un peso muy desgastante, yo quería verla bien y me aferré a la roca mientras trataba de enfocar mis ojos para al menos poder detallarla antes de soltarla pero sentía que me iba a morir, entonces boté la roca lejos de donde estaba. No se de donde apareció mi maestro, parecía agitado, como que siempre estuvo cerca viendo lo que pasaba y me dijo "todo lo que hizo para terminar botando la roca? por qué la boto? ahora vas a tener que recuperarla...

Krishna auriga

El Bhagavad Gita cuenta la historia de la encrucijada de Arjuna en medio de la épica batalla de Kuruksetra en la que se enfrentan dos ejércitos enormes de los mejores y mas fuertes guerreros. En el lugar se enfrentan los hijos Dhritarastra, liderados por Duryodhana, contra los Pandavas entre los que se encuentra Arjuna, el de los poderosos brazos, junto con el mismo señor Krishna en persona. La encrucijada de Arjuna no es sobre la táctica o la estrategia de guerra, es una encrucijada de otro tipo. Arjuna un poco inquieto le pide a Krishna que por favor dirija la cuadriga al centro de la batalla para ver mejor los ejércitos así enfrentados. Estando en el medio del campo de batalla Arjuna reconoce en los dos bandos los rostros de sus familiares y amigos, para ganar la guerra tendría que matarlos, así que voltea a mirar a Krishna y angustiado bota su arco y le dice "Govinda... no lucharé". La imagen de Arjuna es la imagen en la que nos encontramos todos los practicantes, estudiantes y recién iniciados, es la batalla épica que todos libramos en nuestras vidas en donde muchas veces nos sentimos tentados a dejar de luchar. A partir de aquí se desarrolla la instrución de Krishna, en la que le revela a Arjuna el sistema del Yoga óctuple para salir del atolladero de lo real y encontrar la iluminación. Para Krishna la angustia de Arjuna es producto del apego a este mundo y de una identificación con cosas materiales, esto no quiere decir que lo que está en juego solo es algo material, lo que está en juego es la vida misma. El Gita, como toda filosofía genuina, es una preparación para la muerte, el camino a la iluminación es el camino de la muerte del ego, el ego es una ilusión, así como los sentimientos que se proyectan en él: "la aparición temporal de la felicidad y tristeza, y su desaparición a su debido tiempo, son como la aparición y desaparición de las estaciones de invierno y verano. Surgen de la percepción proveniente de los sentidos y uno debe aprender a tolerarlas sin turbarse".

El sistema del yoga octuple prescribe unas prácticas para llevar a cabo en todo momento de nuestra vida: mañana, tarde y noche. Krishna describe un camino mediante el cual todas nuestras acciones van a un sólo propósito, es lo que en el Gita se llama el 'trabajo devocional', donde uno debe actuar libre del apego a los resultados, libre de apego al éxito o al fracaso, no somos la causa de lo que sucede en el mundo y por tanto no nos pertence el éxito o fracaso, sólo se debe actuar por el compromiso con este propósito. Dentro de las características que va definir Krishna sobre el hombre sabio, dice que el hombre sabio es resuelto en su propósito,esto es algo muy simple y a la vez muy dificil de conseguir: consiste en saber lo que nos conviene e ir por ello. Por eso me resulta muy ilustrativa la instrucción de Krishna, porque me abre un camino mediante el cual puedo comprometerme realmente con lo que aquí me he propuesto. La imagen de Krishna como auriga es una metáfora del mensaje del Gita que más me interesa, la iluminación es el camino por el cual dejamos que la divinidad guíe nuestras acciones. Krishna auriga representa el triunfo del espíritu sobre el mundo material, pero este triunfo solo es posible mediante un arduo trabajo de practicas regulativas.

Siento que mucho de lo que he hecho hasta ahora me lleva por este buen camino. No es que me sienta un iluminado, sino que crece en mi la tranquilidad, la ecuanimidad, la imperturbabilidad y el desapego por el mundo material. Este avance obviamente se ve también reflejado en el avance de la práctica de los sueños, con el paso del tiempo habito mas naturalmente en el mundo de los sueños. Sueños que nunca creí que fueran posibles ahora son reales y traen mensajes muy específicos. Ya no hago chequeos de realidad, ni en la vigilia ni el sueño, para mi ha perdido importancia la pregunta por el sueño lúcido porque de alguna forma es como si todos mis sueños fueran lúcidos, y no hablo de solo de la lucidez de saber que estoy soñando sino de una conciencia mas profunda de mis acciones en el sueño. Siento que si ocupara mi mente en pensar en el sueño "será que estoy soñando" al descubrirlo no me sorprendería ni cambiaría mucho la situación de lo que hago en el sueño, mi propósito ahora no es tener sueños lúcidos, sino que quiero la instrucción de este personaje que he creado como "mi maestro interior". Se que debo cuidarme de la confianza que tengo en el avance que he tenido, porque me ha hecho dejar de escribir en este diario, a veces no escribo los sueño hasta varios días después de haber soñado, y he llegado a olvidar algunos sueños. Antes tenia que escribir el sueño inmediatamente porque en menos de una hora olvidaba casi todo, ahora pueden pasar semanas antes de que empiece a olvidar los detalles. Esto de alguna forma me parece que también son los triunfos del espíritu sobre el cuerpo, aunque es un hecho que no tengo ni idea de a donde me va a llevar esto, ni si algún día me vaya a servir para algo, pero este es mi propósito.

Hace un par de días soñé que estaba en una reunión, era como una celebración o algo así. Ahora me doy cuenta de que este también es un tema recurrente de mis sueños, he tenido varios sueños en este tipo de reuniones, es como si hubiera una fiesta, pero no una farra colombiana, sino una reunión donde la gente conversa y bebe moderadamente. Estaba en una terraza amplia, yo estaba aburrido de la fiesta y me fui hacia el borde de la terraza a contemplar el paisaje. Eran como las cinco de la tarde, la luz era oscura pero iluminaba todo con unos colores hermosos, entonces mire la luna, era esa luna como una mancha lechosa que apenas está apareciendo, me quedé mirándola un rato y me di cuenta de que detrás de la luna se podía ver otro planeta mas grande, y detrás de ese planeta, inmensamente mas grande, estaba saturno con su anillo y me llené de una alegría loca ante lo increíble del evento. Me recosté sobre el muro de la terraza y me quedé mirando a Saturno con detenimiento, me pareció que su anillo se veía algo raro y me dí cuenta de que el anillo era como especie de "Halo", era una plataforma de metal y cristal, con luces. Saturno ya no se veía tan lejos ni tan grande, en la plataforma vi a un hombre sentado en una posición muy relajada, tenia una pierna estirada y la otra iba colgando fuera del anillo. Traté de enfocar bien el hombre que estaba sentado y nuevamente me llené de alegría al ver que quien venia sentado en el anillo era mi maestro y ya lo tenia al alcancé de que me escuchara de un grito.

-Maestro! ¿Qué hace ahí?
-¿Qué hace ahí en donde? -Me respondió con tono de burla a la vez que sonreía maliciosamente
-En los anillos de Saturno. Maestro, baje por favor
-¿Cuales anillos de Saturno? Idiota! ¿de donde sacó eso? esto no es ningún anillo de Saturno, es una máquina del tiempo. Traje este armatoste porque te voy a dar un paseo. Ven!

Lo que en un principio era un planeta enorme a una distancia increíble había devenido en una máquina del tiempo a algunos metros de distancia. No recuerdo como salí de la terraza pero como de un salto leve estuve al lado de mi maestro parado en el anillo. El anillo proyectaba unas luces azules que hacían como de tablero de control y mi maestro empezó a manipularlas y activó la máquina, el anillo empezó a girar y las imagenes al rededor se distorsionaron totalmente. Hicimos varios viajes en el tiempo y mi maestro me explicó porque viajábamos a esos lugares, pero yo olvidé todos los viajes, todos excepto el último. Recuerdo que mi maestro me dijo "ahora te voy a llevar a ver tu futuro". El anillo paró en el aire a unos metros del piso en algún lugar de alguna ciudad. Era un barrio muy bonito, todo estaba muy limpio y en orden, la calle era tableteada de un sólo carril, en la esquina había bar grande que se veía que estaba abierto y me percaté de que era la madrugada por el silencio y la soledad de la calle. Mi maestro bajó del anillo y se fue al bar y yo me fui detrás de él. Adentro era un bar muy bonito, tenia una barra de madera grande que le daba un aspecto rústico. Nos sentamos en una mesa cerca de la barra, mire a mi maestro y con la mirada me señaló una pareja que estaba sentada en la barra. Yo los miré y me di cuenta de que efectivamente era yo el hombre que estaba ahí y era mi futuro lo que estaba viendo, pero lo curioso es que físicamente era Charlie Sheen. De pronto la chica sale como alterada del bar y Charlie Sheen, mi yo del futuro, sale detrás de ella. Nosotros también salimos, desde la entrada del bar vimos que Charlie sheen había corrido a una callejuela que había diagonal al bar y corrimos hasta allá. Cuando llegamos allá la chica salia corriendo de la callejuela mientras Charlie Sheen forcejeaba con un perro negro grande, en eso llegó un segundo perro que se tiró a morder a la cabeza y Charlie Sheen cayó al piso. Llegó un tercer perro y de una mordida hizo salir sangre en una pierna, llegó un cuarto , un quinto, un sexto y un séptimo, mordían por todas partes, Charlie Sheen gritaba y traba de pelear, pero rápidamente sus músculos fueron desgarrados por las mordidas de los perros y luego su cuerpo fue descuartizado en varias partes.

Mi maestro me había llevado al día exacto de mi muerte, no era el futuro lo que me quería mostrar sino el no futuro, la muerte, una brutal muerte descuartizado por un jauría de perros. A pesar de que la escena era muy fuerte no me alteró en lo más mínimo, y pensé que mi maestro tal vez quiso darme una sorpresa pero no me sorprendió para nada

-Maestro ¿por qué me trajo aquí?
-La ética del mago es ser para la muerte- Me dijo mientras echábamos a caminar nuevamente hacia la calle
-Maestro eso no lo puede entender nadie
-No lo entiendes tú porque eres idiota
-Entonces explíqueme ¿Qué es un mago?
-Un mago es una voluntad que se escoge a sí misma- Y se quedo callado como si diciendo eso lo hubiera dejado todo muy claro.
-¿Que tiene que ver la muerte?
-Quienes temen a la muerte niegan su voluntad para vivir en el mundo de la mala fe, el mundo del autoengaño, de la voluntad que no se quiere a sí misma. La ley del mago es hacer su voluntad, cuando el mago afirma su voluntad hace lo que quiere, no solo para moverse a derecha o izquierda, sino que al concentrar poder con su voluntad manipula el mundo a su antojo. Para esto es necesario que el mago conozca su muerte y viva siempre en presencia de ella para no perderse en el mundo de las opinión. Ya es hora de volver.
Me puse a pensar "¿a donde es que volvemos nosotros?" y me desperté con este pensamiento en la cabeza.

La mirada del jaguar

Hace muchos años que conocí a Lucy. Estábamos en Pamplona la primera vez que la vi cuando ella entró en la recepción del Hotel donde yo trabajaba, era una chica muy hermosa que apenas si tenía 17 años. Ella llegó a buscar trabajo y mi jefe la contrató de inmediato. Por esos días que recién llegaba Lucy fuimos en la noche a la montaña, a los bosques de pino, a hacer una fogata con los amigos del trabajo. Lucy y yo hablamos sin parar, hablamos por horas, el tiempo no nos alcanzaba para decir tantas cosas. Como a la media noche nos fuimos alejando de la fogata hasta que estuvimos solos. Encontramos como una sala detrás de unas rocas grandes, y nos sentamos en silencio. Yo me quedé mirándola, ella me decía algo sobre lo bello de la montaña en la noche, yo sólo esperaba a que me mirara y cuando me miró la besé. Ella me respondió con muchas ganas, sin parar de besarme se sentó encima mio y me tocaba mientras me besaba. Yo no podía sentirme mejor, Lucy me gustaba muchísimo y ahora tenia muy cerca sus labios, su lengua llenándome con tantas ganas que sentía que no me cabía en la boca.

Lucy se bajó de pronto como queriendo controlar ese animal en el que se estaba convirtiendo, se le notaba que le costaba respirar. Ella se sentó y luego se acostó, entonces yo me acosté al lado de ella y empecé a besarla y a tocarla, despacito le desabroché el pantalón y lo abrí lo mas que se podía sin bajarlo. Metí mi mano en su pantalón y le acariciaba las piernas y la entrepierna, despacio pero con firmeza. Lucy se retorcía y respiraba profundo. Toqué la parte mas baja de su ropa interior y estaba empapada, me sorprendió mucho que estuviera así y ella se dio cuenta, entonces agarró mi mano y la puso de lleno sobre su vulva, yo metí mi mano debajo de su ropa interior y sentí toda su humedad en mis dedos, entonces metí el corazón y el anular en la conchita muy mojada de Lucy. Lucy gemia silenciosamente. Con mi palma, con el monte de Venus de mi mano frotaba el clítoris mientras mantenía mis dedos presionando ligeramente desde adentro, capturando suavemente el clítoris entre mis dedos y la palma de mi mano mientras lo frotaba. Lucy se movía tan rico y todo estaba tan mojado que su piel se deslizaba como deshaciéndose en mi mano, entre mas frotaba el clítoris mas sentía que se mojaba. De pronto Lucy levantó la pelvis del piso apoyándose solo en sus pies y espalda, y giraba la cadera al ritmo que yo movía mi mano, pude sentir como chorreaba a presión por la uretra mientras se movía. Entonces empezó a moverse cada vez con mas ritmo, cada vez mas rápido, Lucy se veía increíble, gozando tan libremente de su placer, sus gestos eran hermosos. Me clavo sus ojos color café, me miraba y se movía, hasta que no pudo mas, sentí sus espasmos de gran placer, su cuerpo se extremecía y su vagina pulsaba presionando ligeramente mis dedos, mientras ella seguía resoplando su aliento.

Luego de esa noche no volví a ver Lucy en un par años, nunca teníamos el tiempo o el espacio para estar juntos. Nos vimos varias veces en encuentros fortuitos separados por meses y a veces por años. Cada encuentro siempre ocurría de alguna forma inesperada y en lugares hermosos, cada nuevo encuentro reforzaba el mito de una unión mágica. Cada reencuentro era siempre el eterno retorno de la primera cita, era como volver a conocerse, hablar por horas fascinados y luego la comunión del sexo. Todo era mágico siempre que nos encontrábamos, la intensidad de las emociones se desbordaban cuando nos tocábamos. En el sexo nos enfrentábamos enamorados como dos locos, entrabamos en una especie de trance animal en el que feroces nos acechamos, nos abrazamos, nos penetramos, nos escupimos, estallábamos como rocas que se destrozan, como dos mundos que al encontrarse después de mil años se incendian atroces. El sexo, como los sueños, difícilmente puede describirse en palabras comunes, precisamente esto sólo puede ser dicho de forma poética, la pequeña muerte es tan inefable como la muerte, inefable y destructora. El amor y el sexo son estados de conciencia únicos que no se parecen en nada a ningún otro estado de la vigilia. Es decir que no existe una vigilia única y continua, el sexo es un estado de conciencia muy distinto de leer o cocinar. No existe la vigilia, no existen los sueños, solo existen la Voluntad y el Caos.

Hace un tiempo fuimos con Lucy hasta el Parque Tayrona, el primer día de la luna nueva nos desnudamos en la playa y nos pusimos a bailar, a beber vino y fumar marihuana. A la medianoche, cuando ya el cielo estaba muy despejado, ella al fin quiso sentarse, yo dibujé un círculo al rededor de nosotros y me senté al lado de ella. Nos quedamos en silencio contemplando la noche, el paisaje era muy hermoso, las estrellas parecían como diamantes regados por todo el cielo negro. En frente teníamos al mar bravío, en esa playa sería imposible bañarse, las olas se alzaban en tubos de unos tres metros para luego caer estruendosamente regando espuma hasta la playa, y una linea de puntos azules brillaban en el rastro que dejaba el agua en la arena. El paisaje muy bien podría ser un paisaje soñado, la playa era una pequeña franja de tierra blanca y gruesa entre el mar y la Sierra, a mi derecha la playa terminaba en unas rocas enormes de unos seis metros de altura, que se apilaban sobre la playa y entraban al mar. Donde quiera que miraba todo era majestuoso e inmenso, lo real de la naturaleza me hacia sentir lo insignificante de nuestra existencia, no eramos nada frente a la fuerza del mar, desnudos debajo de las rocas, expuestos a la sierra y sus peligros, aun así yo me sentía increíble, me sentía extasiado y lleno de vida.

Mire a Lucy y se veía fuera de sí, tenía una mirada muy poderosa, parecía muy seria y muy decidida, me miraba como una fiera a punto de tragarme, totalmente poseída por el deseo. Luego se me echó encima y empezó a besarme, yo quise abrazarla y besarla pero ella me puso las manos en el pecho y me empujó contra el piso, yo caí de espaldas y quedé totalmente de frente al cielo estrellado, inmenso y hermoso. Lucy me lamia el pecho y el abdomen, y mi visión del cielo se alteraba con cada lamida que Lucy me daba, sentía su lengua suave y muy mojada que dejaba como un rastro eléctrico en mi piel que me subía hasta la cara. Lucy se acomodó entre mis piernas, puso sus manos bajo mis muslos y empezó a lamerme el pene duro como roca, sentía la lengua de Lucy que subía y bajaba por el pene y sus alrededores mojándolo todo, las gotas de saliva rodaban por mis muslos y caian al suelo. Así como estábamos nos quedamos viéndonos a los ojos, Lucy tenía la cara empapada de saliva y me lamía mientras me miraba. Entonces Lucy empezó a reptar por mi cuerpo dándome mordidas en el abdomen mientras subía y ya cuando nuestras miradas estaban muy cerca, me agarró con una mano del cuello y separo su cara de la mía, yo abrí mi boca y saque mi lengua como para recibir la comunión, ella sabia lo que yo quería, abrió su boca y a la altura de mi boca saco su lengua, una gota gruesa de saliva cayó de su lengua hasta la mía, y sentí que se estremecía todo mi cuerpo solo por probar su saliva tibia. Lucy dejo escurrir varias veces su saliva en mi boca, entonces me agarró la cara y empezó a besarme y a lamerme. Yo estiré mi mano por debajo de Lucy hasta que tuve mi pene en la mano, y empecé a frotar la conchita de Lucy y ella gemía de placer. Entonces Lucy echó su cuerpo hacia atrás, agarró el pene con una mano y sentándose sobre mí se se trago todo el pene con su vagina, y soltó un gemido como de dolor y placer. Yo sentí como mi cuerpo se electrificaba desde el muladhara hasta la coronilla.

Esa noche tuve un sueño muy poderoso: Iba caminando con Lucy por la sierra, nos habíamos adentrado mucho y estábamos perdidos. En el sueño Lucy estaba embarazada y caminaba cojeando pero tenía buen ánimo y estaba despreocupada. Yo por mi parte si me preocupaba mucho por ella y también por mi, la sierra es el habitad de muchas especies peligrosas para el hombre, ranas, insectos y serpientes venenosas y hasta letales, sin contar con otros peligros. El sueño era muy realista, la sierra se veía tal cual es, estaba muy húmedo y hacia mucho calor, con una vegetación abundante y selvática, con arboles de hasta unos 10 metros de altura. En donde estábamos escuché que sonaba agua cerca, entonces apuré el paso para identificar de donde provenía, a mi izquierda caían unas lianas enormes, traté de mirar mas allá de ellas cuando mi mirada se cruzó con la de un jaguar que bebía agua de un pozo a unos pocos metros de donde yo estaba. Yo me quedé en shock del miedo, pero entonces me di cuenta de que el jaguar y yo nos habíamos quedado realmente quietos mirándonos el uno al otro durante un buen rato. Después de un rato reaccioné y traté de hacerle señas a Lucy para que tuviera cuidado, Lucy en cambio se vino a donde yo estaba como si nada, entonces sin dejar mirar al gato le dije "Lucy hay un Jaguar", pero a Lucy ni le importó, siguió caminando y dijo "Ay! no pasa nada" y se acercó hasta donde yo estaba. El jaguar también espabiló y empezó a caminar lentamente, yo otra vez tuve miedo y antes de que pudiera reaccionar el jaguar se estiró dando un salto desde donde estaba, me aprisionó con sus garras en la parte alta y me dio una mordida poniendo todo mi hombro izquierdo dentro de su boca. Yo traté mantener el equilibrio recibiendo el peso del jaguar en mis brazos pero me fui hacia atrás y que recostado sobre unos arboles que impidieron que cayera al piso. Ya teniéndolo encima me dí cuenta de que el jaguar era una bestia enorme, mucho mas grande que un tigre. Las sensaciones del sueño eran bastante confusas, y no recuerdo bien el sueño, pero otra vez me pareció que nos quedamos durante un buen rato así, yo recostado hacia atrás y el jaguar encima mio, entonces me di cuenta de que el jaguar no me estaba haciendo daño, a duras penas si me había rasguñado pero el hombro estaba integro, el jaguar a duras penas me sujetaba con su boca. Esto me pareció muy extraño, entonces mire al jaguar y él me estaba mirando de vuelta, había algo muy poderoso en su miraba y sentía que el jaguar trataba de decirme algo o enseñarme algo, pero abruptamente me desperté.

Tradiciones antiquísimas

Así como es nuestra vigilia, así son nuestro sueños, por eso quienes se toman la vida en serio se sueñan que van al trabajo. Para poder tener sueños lúcidos es necesario tener una vigilia lúcida, no dejar enredarse en lo apremiante de la vida cotidiana. La ira, la frustración, la tristeza, la alegría, la esperanza, el apego, nos ponen en un estado de alienación en el que olvidamos la verdad esencial: la vida es un sueño. Para acceder a la magia del sueño es necesario dejar que el poder de la magia nos invada durante el día, por esto busco las claves del sueño en la vigilia, para poder reconocer al sueño como sueño.

He extraído algunos símbolos recurrentes de los sueños, al buscarlos constantemente en la vigilia terminan convirtiéndose en símbolos mágicos: disparadores de sueños lúcidos. Por ejemplo: mi casa y mi barrio de la infancia, tengo documentados muchos sueños que involucran a este lugar y sus personajes, entonces si vuelvo a esa casa en santa Helena, si pienso en ella o si me encuentro algún amigo de mi infancia me pregunto ¿estoy soñando? y a veces resulta que sí. Los lugares donde he estado mucho tiempo son un símbolo mágico apenas lógico, mi casa de infancia, mi segunda casa en Cúcuta y el campus de la Universidad Nacional. Otros temas recurrentes de mis sueños también me han dejado algunos disparadores de origen mas oscuro: una llamada que no sale, un trasteo, una masacre, problemas con la policía o el ejército, personas perdidas, correr-y-no-avanzar. Son temas que trato de mantener en mente siempre para darle continuidad a la conciencia del sueño.

Según el registro de este diario, hace mas de un año que me propuse encontrar a mi maestro interior en el sueño. Para esto sigo el mismo principio de que los sueños son como la vigilia, entonces trato de ocupar la vigilia pensando en él, visualizo un rostro y una figura, percibo su sabiduría, me pongo en sus manos para que me enseñe, me imagino pidiéndole que me enseñe a navegar en los sueños. Todo esto se me ocurrió a partir de algo que leí en el libro del "Yoga de los Sueños" de Tenzin Rinponché, allí encontré la indicación de buscar al maestro interior. Dice: "el verdadero maestro es la naturaleza fundamental y sin forma de la mente" Soñar una imagen sin forma debe ser un acto de alta magia por lo que el maestro recomienda visualizarlo como si fuera una persona, y eso es lo que he hecho. El sueño de anoche le da sentido a estas preparaciones, aunque solo es un sueño con un personaje que llamo "mi maestro interior", me da el gozo de saber que lo he buscado voluntariamente y lo he encontrado en el sueño.

Anoche soñé otra vez con el camino que lleva al bosque, ya me había soñado esto, me había adentrado por el camino en busca de mi maestro interior. Quise hacer esto voluntariamente, pensé en que al final del camino todo iba a ser igual, que iba a haber un claro en el bosque donde iba a encontrar a mi maestro en el trono como la primera vez, pensaba en prepararme para que el sueño no me sorprendiera, incluso había preparado mi pregunta, yo le iba a pedir al maestro que me enseñara a meditar. Subí por el camino pero al llegar a la cima no había ningún claro, había un pequeño valle, con unas construcciones hechas en piedra por alguna comunidad indígena. Me acerqué a una de las construcciones, mire hacia adentro y era como una especie de anfiteatro. Los que hablaban era autoridades muy importantes del lugar. Entre los que hablaban, reconocí a mi maestro, y pensé en que yo había estado esperando en que el maestro fuera un personaje de mi mente nada mas, en el sueño me parecía muy normal el que además de ser mi maestro interior tuviera que ocuparse de administrar los asuntos de su comunidad. No recuerdo que era lo que discutían pero mi maestro ofreció contar un mito que solucionaría la cuestión. El mito no puedo recordarlo en palabras, es una combinación como que escuchaba al maestro y la vez podía ver ciertas imágenes de los personajes del mito. A veces me he dado cuenta de que no siempre sueño realmente con cosas discursivamente ordenandas, sino que son emociones que despues articulo en palabras al despertar. Se que esta historia del mito no es fidedigna, pero mas es menos es lo mejor que puedo recordar:

En el principio sólo existía el padre caos Pan y la madre voluntad Nuit. La madre voluntad buscaba trascender en el uso de sus poderes mágicos. Entre mas magia se práctica, mayor es el poder de Nuit, por esto la madre Nuit resolvió crear al hombre y depositar en él la ficción del "mundo real", para que tuviera que volver a la madre por medio de rituales mágicos. La voluntad engaña al hombre haciéndole creer que existe un mundo real, que existen objetos realmente fuera de la voluntad. Pero no es así, no existen el ego ni el mundo, solo Voluntad y Caos. La voluntad encamina el caos a su antojo, crea caminos de poder que son percibidos engañosamente por el hombre como relaciones causales o accidentales. La voluntad transita por unos hilos de poder que conducen al mundo, la mayoría de las personas solo transcurre por ellos, el poder del mago es romper y crear hilos, manipular el mundo a su antojo. Este es el fundamento de las antiquísimas tradiciones de nuestro pueblo (...), que han pasado de maestro a discípulo por mucho tiempo (...). Luego el sueño se hace confuso, el maestro venia y me hablaba pero no me acuerdo de más.

Libera la bestia

Siempre me ha molestado la palabra "disciplina", me suena a todo lo que me quisieron obligar a hacer por la fuerza. Esa disciplina obligada producto de las buenas intensiones de mi madre solo me hicieron el gran daño de odiar toda disciplina y hacerme un disoluto indisciplinado, procrastinador empedernido, conocedor de todo y experto en nada. Aún así, la práctica de los sueños no es menos que esto: una disciplina muy muy fuerte, propiamente no es una práctica sino un sistema de prácticas, entre mayor sea la disciplina mas grandes son los resultados. Por ahora la práctica del sueño no podría ir mejor para mí, últimamente puedo recordar hasta 5 sueños de una sola noche, aunque de esos sueños uno o dos son muy cortos, cada vez puedo recibir mas información de los sueños, y cada vez puedo tener sueños mas largos y complejos como el de anoche.

Soñé que estaba en un crucero intergaláctico muy lujoso, iba entrando por un hall enorme, y vi los huéspedes que recién llegaban. Fui hasta el que iba a ser mi cuarto, era un cuarto compartido para unas 6 personas, era muy hermoso, todo lo que se veía estaba hecho de madera esmaltada con una estética minimalista de paredes lisas sin adornos. Después de desempacar, todos los de mi cuarto nos acostamos a dormir. Mientras intentaba dormir escuché un ruido, me paré para ver que pasaba y vi una persona vestida de negro usando herramientas en una pared de la habitación. El hombre apenas me vio se puso nervioso y se fue rápido, yo fui a donde estaba el tipo y vi que había dejado suelto un panel en la pared y los tornillos estaban en el piso. Quité el panel y detrás había un túnel cuadrado metálico, y no se veía que tuviera un fondo cercano, era un túnel muy profundo.

Toda la escena me produjo mucho miedo, entonces fui a donde los del cuarto y les conté lo que pasaba. Tratamos de volver a cerrar el panel pero no era posible, al parecer se necesitaba una herramienta especial para poder ajustar los tornillos. Hablamos un rato y llegamos a la conclusión de que había una bestia asesina. No sé como llegamos a esa conclusión tan específica pero estábamos muy seguros de eso,y fuimos donde el capitán para informarle. El capitán nos escuchó y sonó de una vez la alarma para desalojar el barco. Salimos de la cabina del capitán y afuera todo el mundo corría mientras titilaban luces de color naranja. Mientras íbamos por los pasillos escuchamos unos golpes muy fuertes que hicieron un estruendoso sonido metálico, todo el barco vibraba cuando sonaba.

Yo no guardaba muchas esperanzas de que fuera posible huir del barco, así que traté de ir a la parte mas baja a ver si encontraba una solución. Bajé varias plantas y llegué como a una especie de laboratorio. Me encontré con un doctor y le pregunté por la bestia, el doctor me explicó que en el barco efectivamente llevaban una caja fuerte enorme que contenía una bestia monstruosa y que la única solución era mantener la caja cerrada. De poco sirvió la advertencia del doctor porque mientras hablábamos el piso estalló en pedazos y desde el fondo surgió la bestia, una criatura de unos 4 metros de alto, con forma humanoide, de tallas gruesas y desproporcionadas, tenia la piel oscura y parecía bizcoso. La bestia se paró en medio del laboratorio y pegó un grito gutural muy fuerte, saltó contra la pared y se fue abriendo un hueco, y se escuchaba que avanzaba rompiendo paredes y la estructura del barco.

Corrí donde el doctor que había quedado en el piso muy herido por los escombros que había arrojado la bestia cuando rompió el piso. El doctor me dijo que no había forma de ayudarlo, la parte del barco en la que estábamos ya se estaba hundiendo y la única forma de salir era hacia abajo, así que tendría que nadar hacia abajo más rápido de lo que se hunde el barco para poder salir y luego nadar hacia la superficie. El doctor me dijo que tal vez no lo lograría solo y mucho menos lo iba a lograr con él entorpeciendome. Aunque lo que decía el doctor sonaba muy racional, yo no pensaba dejarlo atrás. Entonces abracé al doctor y me tiré por el mismo hueco por donde había salido la bestia y empecé a nadar, el doctor trató de liberarse, supongo que quería salvarme también, pero yo lo agarré fuerte y seguí nadando. Pude salir rápidamente del barco y subí a la superficie sin mayor esfuerzo, toda la prevención del doctor fue muy exagerada.

En la playa habían muchos de los sobrevivientes, aunque nos habíamos salvado del hundimiento, la bestia seguía suelta y la gente corría como loca sin saber a donde esconderse porque nadie sabia como, ni cuando, podía volver a atacar la bestia. Traté de salir corriendo pero no avanzaba mucho, lo intenté por un rato, corría y corría y no avanzaba. Entonces recordé que esto me ha pasado varias veces en sueños. Creo que siempre que intento correr en sueños me doy cuenta de que estoy soñando porque siempre me pasa lo mismo, la misma sensación frustrante de no avanzar ya funciona como un disparador inmediato del sueño lúcido. Ya tenia la seguridad de que estaba soñando, así que me paré en medio de la playa y traté de calmarme. Pensé por un momento en qué debería hacer, ya me había planteado muchas veces buscar nuevamente al arlequín en mis sueños, entonces me puse a buscarlo y nuevamente fue muy fácil encontrármelo.

Hablamos un rato el arlequín y yo, me parece que hablamos de varios temas pero no recuerdo casi nada de lo que me dijo, recuerdo que me dijo algo sobre buscar al "maestro interior". Creo que esta es una reminicencia de las enseñanzas de Tenzín Rinpoche de quien recibí la instrucción de buscar al maestro interior. Es muy borroso lo que recuerdo del arlequín pero me dijo algo como "mira que precisamente estás en el camino" miré y me di cuenta de que literalmente estaba parado en un camino que se extendia hasta un bosque de pinos que habia cerca. Yo supuse que lo que me habia dicho el arlequín era que tenia que seguir por el camino y me eché a caminar. Cuando estaba cerca del bosque, vi que en medio del bosque había un claro, y en el claro habían troncos viejos en el piso que podían servir como bancas de un pequeño teatro, en la mitad del teatro había como una especie de trono de madera y había alguien sentado. Entre mas me acercaba mas me intrigaba esta persona. Antes de llegar a él me llamó por mi nombre y me dijo "ni tarde ni temprano, siempre a tiempo..."

Cipreses

Diciembre del 2013

"Aquellas sombras del camino azul... ¿donde están?"

-Sueño hiperlúcido- Soñé que iba por uno de eso caminos típicos del campo colombiano, iba por una carretera destapada cerca del río, había mucha vegetación por todas partes. Entre los caminantes veníamos un grupo grande de personas, era como una caminata familiar, venían señores, señoras y niños. El tema del sueño ya me predisponía a la lucidez porque en grupos de familias lo que mejor hago es abstraerme. El tema del sueño también me predisponía a la lucidez porque en el campo me fijo mucho en los detalles, en las formas, las sombras, los tamaños, los sonidos...

Me puse a contemplar el paisaje, todo el cuadro me parecía muy bonito, me generaba una sensación placentera de bienestar: el camino, el río, la brisa, la vegetación, un poco mas al horizonte, había una colina pequeña despejada de vegetación y en la cima de la colina habían dos cipreses. La luz era oscura, como si fuera en el ocaso, los dos cipreses se veían negros, y las acículas se movían de una forma armónica con el viento, todo el cuadro me parecía como una pintura impresionista animada. Me he soñado varias veces con estos árboles y me parece extraño porque no recuerdo haber visto ningún ciprés en mi vida, así que estos cipreses son realmente cipreses que vi sólo en cuadros de Van Gogh.

Traté de observar mejor los detalles del paisaje y resultó que los colores eran muy bellos, las figuras de las hojas eran perfectas y muy bien definidas, todas las formas eran muy llamativas, y aunque todo era vegetación predominaban sobre todo los colores morado, rosado, magenta y naranja. Todo era muy colorido pero también muy orgánico, no era un paisaje psicodélico fantástico, era vegetación real, sólo que muy colorida y muy hermosa. Todo me parecía tan bello que las emociones empezaron a escalar, y el bienestar se transformó en éxtasis, el paisaje era el mas hermoso que había visto en mi vida, tan hermoso que no pude soportarlo y ahí mismo me puse a llorar. No lloraba por algo como tristeza o nostalgia, lloraba de hermosura, un acto de magia imposible de llevar a cabo en la vigilia, y una de las mas gratas experiencias que he tenido en sueños.

De cualquier forma el ponerme a llorar me generó una pequeña ruptura en la que dejé de mirar el paisaje, esa ruptura permitió que me surgiera la duda, y con la duda me llegó la seguridad "estoy soñando". La sensación fue inmediatamente seguridad y lucidez, ni siquiera se me ocurrió aplicar algún chequeo, la hermosura de los cipreses me confirmaba totalmente que estaba soñando. Yo sabia perfectamente que estaba soñando, pero seguía igual de emocionado, y sabía que si no me controlaba me iba a despertar, tenia que controlar el sueño pero no sabia cómo, y por alguna especie de memoria intuitiva miré a una de los personas que estaba cerca y le dije algo como "quisiera ver bien todo esto pero es demasiado para mí". Una voz de mujer me respondió en voz baja: "no mire mas de lo que puede asimilar". Yo no entendí lo que quiso decirme y me parece que lo notó porque me dijo "haga miradas cortas, mire a otro lado y no enfoque nada". Esas sí fueron instrucciones que entendí claramente. Levanté la mirada y no pude evitar ver los cipreses, de solo mirarlos ya me empezaba a inquietar, pero rápido voltee la mirada hacia la carretera, luego mire mis manos, luego otra vez a los cipreses, luego vi a un árbol que estaba cerca, luego mis manos, luego la carretera otra vez, otra vez los cipreses, otra vez mis manos y ya estuvo, el sueño se había estabilizado y podía mantener la percepción de las cosas aplicando este método.

El que haya recurrido a un personaje del sueño para buscar una solución no es algo del todo espontáneo sino que es una forma de darle un giro al sueño, para hacer lo que yo quiero. El truco para volar en los sueños de hecho me ha servido como truco para navegar en los sueños en general: el sueño tiene su propia lógica, no debo tratar de imponer mi voluntad, sino hacer surgir mi voluntad como ley del mundo. No moverme guiado por el querer de la vigilia sino por medios mágicos. El querer y el deseo son ilusiones del ego, la voluntad es nuestro destino. Hacer mi voluntad, esa será la ley. Este es uno de los avances mas claros que he tenido en la práctica del sueño lúcido, para ser eficaz en mi voluntad debo entender que no soy omnipotente, y que no puedo conseguir que las cosas sucedan de la nada, lo que quiero solo puedo conseguirlo por medios sutiles, con ciertos giros en la lógica misma del sueño.

Después de estabilizar la percepción del sueño estaba listo para hacer lo que quisiera, así que pensé en ir con la mujer que me había dado la solución al problema del sueño y tratar de jalar desde ahí algún hilo argumentativo para el sueño. Yo me había quedado a la orilla del camino, la volteé a mirar y señalando la colina le dije a la mujer "ya puedo ver bien estos cipreses". La mujer era hermosa, de piel blanca, cabello rubio rojizo y tenia los ojos claros. La mujer sonrió y vino caminando despacio hacia mí y me dijo "creí que iba a pasar como la última vez que nos vimos", sus palabras me dejaron pensando y creo que me concentré demasiado en eso porque me desperté en mi cuarto con la conciencia de la pregunta... ¿Cual última vez?

Ritual de iniciación

-Sueño perdido y sin fecha-

Soñé que estaba en la casa de mi hermano en Niza, había algo muy especial con la luz del sueño, porque aunque era oscura, podía percibir todo claramente, era como uno de esos sueños de luz sepia en HD. Subí hacia el cuarto de mi hermano pero en vez de escaleras había un pasillo largo como de piedra. Entré al cuarto y en el vestier me encontré con una mujer. Hablamos un poco, no sé que me estaba diciendo, yo sólo podía pensar en que era una mujer muy hermosa, traía puesta una bata blanca larga, la llevaba abierta y se le veía la ropa interior, tenía un cuerpo muy hermoso, un abdomen perfecto, unas piernas largas, los rasgos de la cara muy finos, el cabello negro, lacio y brillante. No me acuerdo que me estaba diciendo pero de un momento a otro me abrazó y me besó, y empezó a tocarme muy sugestivamente. Toda la escena era muy erótica, pero lo raro es que yo no me sentía propiamente excitado, sino que era excitación mezclado con otras emociones mas fuertes.

Ella me soltó preocupada y se fue rápidamente, yo salí detrás de ella pero cuando salí del cuarto ya no estaba, bajé al primer piso a ver si me la encontraba y en vez de eso me encontré con mi hermano y otras personas, estaban reunidos discutiendo, al parecer ya todo el mundo estaba enterado de lo que había pasado y yo estaba en graves problemas. En un giro super extraño de los hechos, resultó que la mujer con la que me había metido era una alta sacerdotisa de Isis y esposa del Faraón que ahora me estaba buscando con un grupo de hombres para matarme. Mi hermano y los otros estaban tratando de decidir la mejor forma de confrontar al faraón, pero estaban decididos a hacerlo a la fuerza si fuera necesario, aunque algunos decían que lo mejor era que huyera mientras se podía. Yo volví a subir y salí por el balcón a ver si era posible huir por el techo, pero afuera ya estaba el faraón con un grupo de hombres, aunque no sabían cual era la casa. El faraón era bastante caricaturesco, estaba vestido como faraón de película egipcia de bajo presupuesto y se le veía bastante alterado, colérico y realmente dispuesto a matarme.

Volví con los de mí casa, y me dijeron que tratara de huir por los pasillos internos de la casa que llevaban a un sótano, si el faraón localizaba la casa ellos negarían que yo estuviera ahí. Así que hice lo que me dijeron, me fui a la parte de atrás de la casa y me adentré por el pasillo que quedaba a la izquierda. Era un pasillo de piedra como el que ya había visto, aunque esta vez me llamó mas la atención, los pasillos eran bellos, sobretodo imponentes, unos bloques enormes de rocas de color entre ocre y amarillo. Me puse a mirar las paredes con mas cuidado y cuando toqué la pared con la mano, me di cuenta de que estaban talladas con jeroglíficos egipcios. Me quedé mirando estos jeroglíficos y me sorprendí de que podía leerlos. Me puse a leerlos mientras caminaba, los leía con la misma fluidez con que leería el español.

Lo que yo estaba leyendo eran indicaciones detalladas para un ritual de iniciación. Aquí el sueño se escinde de una forma muy rara, yo seguía caminando por el pasillo mientras leía los jeroglíficos y a la vez podía ver como alguien estaba preparando realmente el ritual. En el centro del ritual había un circulo mágico, donde estaba el iniciado, y al rededor de él había un circulo de 13 mujeres y al rededor de este, otro círculo de 6 hombres, las mujeres giraban en el sentido de las manecillas de reloj mientras bailaban y cantaban el mantra (...) y los hombres giraban en dirección contraria cantando el mantra (...) Al final del pasillo llegué al sótano, ese era el lugar en donde se preparaba el ritual y el sueño volvió a unirse. Me encontré con la alta sacerdotisa, me dijo que huir del faraón era casi imposible porque tenía mucho poder y que la única forma de huir era tener mas poder que el faraón. Para eso era el ritual, para invocar en mi cuerpo a una especie de deidad egipcia. La sacerdotisa me agarró de la mano y me llevó a la mitad del circulo y otra vez empezó a tocarme y a besarme, y empecé a sentir una energía muy fuerte, y sentía la tensión creada por los círculos contrarios que formaban como un tubo energético al rededor mío...

El Mago

Junio del 2013

Hace ya mas de dos meses que no recuerdo ningún sueño. Escribo en este diario para reafirmar mi propósito de retornar a la conciencia del sueño. Mi vida es una rueda con altibajos que se repiten en periodos fijos, los sueños no han sido una excepción. No tengo acceso al mundo de los sueños en cualquier momento de mi vida, sino que en momentos especiales se abre el portal del mundo de los sueños. Me he dado cuenta como es que me sustraigo del mundo de los sueños por la caída en la conciencia de "lo real", lo apremiante de la vida cotidiana, lo urgente del mundo material.

Las palabras mismas que uso para pensar la práctica son algo problemáticas para mantener la conciencia del sueño. Por ejemplo, cuando me despierto en la mañana, mi primer pensamiento es ¿Qué estaba soñando? pero creo que la pregunta me trae a una conciencia en la que una cosa es la vigilia y otra cosa es el sueño, esa pregunta tiene implícito el sentido de "ahora estoy en vigilia y quiero recordar el sueño", pero el problema es que la conciencia de la vigilia pone en marcha mecanismos para negar y olvidar el sueño, en cierto sentido la pregunta ya supone el olvido del sueño. Por eso creo que debo de renunciar a esa pregunta y en vez de eso preguntar:¿en donde estaba?¿con quien estaba?¿como me estaba sintiendo? creo que esto me podría ayudar a mantener la conciencia del sueño y poder recordar mejor. Aún más creo que debería pensar en eliminar las preguntas y pensamientos formulados en palabras, y tratar de retomar directamente las sensaciones del sueño.

Más allá de las palabras está la poesía, ese es el reino natural de los sueños. Los sueños son una de esas cosas sobre las que no se puede hablar normalmente porque sus sentidos no caben en conceptos rígidos. Sobre lo que no se puede hablar lo mejor que se puede hacer es un poema. Un científico, un lógico puro, diría que sobre lo que no se puede hablar lo mejor es guardar silencio, esto porque los conceptos de la ciencia son rígidos y sólo sirven para describir "el mundo tal y como es". El soñador no puede aceptar esta premisa, el silencio es el fin de cualquier lógica. La ciencia mística es el silencio, y el arte místico es la magia. La magia es el reino natural de los sueños, por esto es mejor referirnos al soñador como un mago y un poeta, un prestidigitador de mundos, y no como un simple sujeto, un investigador o un científico. El fenómeno del biológico del dormir puede ser estudiado por las ciencias, mas una descripción del contenido de los sueños no es posible con los limitados conceptos de la ciencia. La conciencia del mundo del sueño se mantiene a costas de la del mundo real, y a la inversa: el exceso de conciencia profana la magia. Esto es lo que aún sigo aprendiendo del sueño de hace tres años, el truco es seguirle el hilo al sueño, dejar fluir su propia lógica. El error de ese sueño mismo y otros, es revelar la magia y decirle a los personajes "esto es un sueño". Como siempre ha sido, la magia sólo existe mientras el mago no revele el secreto.

El Arlequín Cósmico

Agosto 13 del 2012.

-Sueño hiperlúcido- Estaba como una especie de club campestre, una zona privada donde habían praderas amplias con muchos arboles y zonas verdes. Yo estaba con un grupo de amigos, (ningún verdadero conocido en la vigilia) Estábamos corriendo y jugando por una pista de obstáculos, de pronto me empiezo a sentir raro, había algo en el el ambiente que no funcionaba, como que se pixelaba a lo lejos o algo así, entonces me empiezo a sentir muy seguro de que estoy en un sueño. Mi duda era porque el paisaje de todas formas era realista, aunque algo fallaba en la textura del paisaje, la falla era sutil, y no era tan evidente el sueño. Necesitaba confirmar eficazmente que estaba soñando, así que estiré los brazos lo más que pude hacia los lados, y me dejé caer hacia adelante pero en vez de chocar contra el piso, floté por un momento un poco antes de tocar el suelo y luego caí suavemente, casi que fui puesto en el suelo sin ningún impacto. Era una pequeña sensación de volar, y aún así a mi no me pareció rara, y aunque estaba buscando confirmar el sueño, el flotar en el aire no me confirmó que sí estaba soñando. Hice el mismo chequeo tres veces, y las tres veces floté un poco y luego caí sin impactar el suelo.

El tema del chequeo de realidad que no me sale bien me recordó otro sueño en que un personaje me enseña a volar, en ese sueño yo intenté volar varias veces y no lo conseguí, entonces este señor vino a mí y me dio la solución. Pensé en que si pudiera encontrarme con ese personaje entonces podría estar seguro de que estaba soñando, y justo estaba en medio de este pensamiento cuando lo vi, el mismo señor que me había enseñado a volar, estaba parado cerca mío, mirándome fijamente. Me sorprendió de una manera extraña, había algo en su mirada que yo no podía dejar de verlo, así que me puse a mirarlo con mucho cuidado como tratando de averiguar qué pasaba... no se porque me llené de miedo, unas sensaciones muy fuertes me empiezan a perturbar y para romper con la tensión dije lo primero que me se me ocurrió: “señor: ¿usted sabe que esto es un sueño?” El señor ni se inmutó, sólo me miraba fijamente. Yo lo había estado mirando sólo a la cara, y cuando lo mire de cuerpo completo me dí cuenta de que estaba parado con los pies cruzados, con las palmas de las manos abiertas con los antebrazos estirados adelante y un poco inclinado hacia abajo, era una imagen muy poderosa y la vez bastante perturbadora. No recuerdo exactamente como estaba vestido pero me dio la impresión de que era una especie de payaso elegante, no es que fuera caricaturesca o muy colorida su ropa, pero creo que llevaba puesto algo que parecía un traje típico de arlequín. El tipo sólo me miraba, sus ojos fijos clavados sobre los míos, y yo sentía como su miraba me atravesaba, de seguro es la mirada mas incomoda que nunca me han hecho.

De pronto tuve un pensamiento que me perturbo aún mas: “que tal que no sea sólo un sueño” “que tal que este tipo sea una entidad real que se metió en mis sueños desde otra dimensión o desde otro lugar”. Me parece muy curioso observar como en el sueño se me colan pensamientos que nunca aceptaría en la vigilia, como si de verdad en mi cuerpo del sueño no fuera del todo el mismo que en mi cuerpo de la vigilia. La fuerza de las sensaciones que percibía me hizo pensar que era posible que este tipo fuera una especie de ‘ente real’, pensé que tal vez, sin quererlo, había atravesado a algún tipo de plano astral en donde yo estaba expuesto. Cuando pensé en que todo lo que yo sentía provenía de una verdadera amenaza, como que todas las sensaciones empezaron a tener mas sentido, sentía perfectamente como de este tipo emanaba toda esta energía caótica del sueño, y me sentí muy seguro de que aunque era un sueño tenia algo de afuera en frente mio. Tenía mucho miedo pero no podía dejar de mirarlo, a estas alturas las imágenes ya eran muy fuertes, lo más extraño de todo este sueño era que las imágenes no eran surreales sino que de hecho eran muy reales, no se como decirlo pero me pareció mas real que la realidad misma, y tan real que era insoportable. Los colores palpitaban, todo era hipernítido, y con mucha luz, yo trababa de abrir bien los ojos y de enfocar bien las cosas, pero era como si con mis facultades normales no pudiera procesar tanta información, ni soportar tanta realidad, era algo imposible de ver. Las imágenes se empezaron a hacer cada vez mas brillantes hasta que me desperté viendo la luz de sol que entra en mi cuarto, estaba muy asustado, respirando profundo y sudando por todo el cuerpo. Lo mas horrible era que sentía como si el sueño no hubiera terminado, seguía sintiendo que el payaso me miraba.

En la práctica de los sueños he descubierto que tengo una predisposición a no disociar la realidad del sueño, no sé si esto se deba a una condición física-hormonal o sea producto de las prácticas del sueño consciente. Lo mas probable es que sean las dos cosas, algún problema hormonal reforzado por la creencia espiritual de que ‘todo es un sueño’, y también agravado por el uso de drogas. Lo que me pasa yo lo había llamado de forma romántica “el poder de traer cosas de los sueños a la realidad”. Son cosas muy sencillas como que me despierto desubicado porque creo que sigo en el sueño, a veces me demoro mucho en darme cuenta que ciertas cosas no las he hecho sino que las he soñado, soñé que alguien me visita y creo que sigue ahí, me despierto enamorado de amores del sueño sin importar quien sea, me despierto buscando cosas que tenia en el sueño, en el sueño soluciono problemas de la Universidad y me paro a escribirlos. Por eso es que el malestar de la mirada del payaso no terminó después de que me desperté, todo el día sentí su mirada escrutándome, me volteo a ver a todos los lados con el miedo de que en cualquier momento me va a estar mirando desde cualquier esquina.

El sueño es muy corto, lo único que pasó es que estaba jugando, luego mire al señor y luego la percepción se desbordó hasta que me desperté, pero las imágenes son tan fuertes que hacer un análisis de este sueño sería una tarea sinfín. Lo mas interesante para mí es la aparición de este señor, nunca un personaje del sueño se me había aparecido en dos sueños, aunque ya me había pasado que en un sueño contaba otro sueño que había tenido antes. Interesante también la aceptación del supuesto ‘ente’, y me hace pensar en la naturaleza de ciertas creencias. Personalmente no creo en nada mas allá de este mundo, no creo en dios, brujas, fantasmas, duendes, planos astrales, nada fuera del mundo que percibo y siento con seguridad como real, entonces... por qué en el sueño sí? Uno creería que los miedos se basan en creencias, si uno tiene miedo de las brujas es porque cree en ellas, pero precisamente esto no es del todo así, al menos no en mí. Aunque no creo en espantos, de vez en cuando, en ciertas condiciones, me invade el miedo de encontrarme con uno ¿Por qué?... Me parece que los miedos no siempre se basan en creencias, cualquiera puede aplicarse el tetrafármaco de Epicuro y llegar a la conclusión de que la muerte no es ningún mal, pero no he conocido a nadie que no tenga miedo de morir.

Sueño Lúcido

Mayo del 2010. Anoche tuve otro sueño lúcido! Por lo general me doy cuenta de que estoy en un sueño porque algo en el ambiente del sueño no es normal o por la aparición de un símbolo recurrente de sueños, pero lo curioso del sueño de ayer es que no había nada raro en el ambiente y aun así me llegó la seguridad de que estaba soñando.

Estaba en una habitación amplía y alta, era un lugar muy lujoso, las paredes estaban tapizadas de color rojo oscuro y habían varias mesas de madera tallada, sobre las mesas habían floreros y adornos muy finos. Yo estaba en medio de una conversación entre varias personas, escuchando lo que decian, de pronto me empecé a sentir raro y rápidamente supe que estaba soñando. Pensé que si estaba en un sueño podía simplemente salir volando de ahí, volar es algo que siempre quise probar en sueños. Así que corrí unos metros para coger impulso y salté para salir volando pero me caí al piso como lo hubiera hecho estando despierto. La caída me pareció muy real, nada parecía un sueño, sentí que me dolió y me levante limpiándome porque me raspé al caer, incluso alguien se rió de mí al verme caer, pero yo persistía en la seguridad de que estaba soñando. Pensé que tal vez me había faltado convicción para salir volando, así que corrí está vez más rápido, salté esta vez más alto y también caí más estrepitosamente.

El señor que no había parado de reírse con mi primera caída se quedó sin aire con la segunda, entonces se acercó y antes de que llegara le dije: “lo que usted no sabe es que esto es un sueño” y él me dijo algo como “sí yo sé, aquí varios ya lo sabemos” y me dijo “le voy a decir el truco para volar en sueños: aunque el sueño no tiene una lógica normal… sí tiene su propia lógica” No tuvo que decir más para que yo me diera cuenta de qué era lo que estaba haciendo mal. Yo quería volar pero no le daba ninguna causa al vuelo, por eso no tenía sentido salir volando de la nada. Entonces concentré la atención en el pecho y de pronto empecé a acumular energía que era como un fuego blanco que se expandía desde el pecho hacia todo el cuerpo, cuando sentí que ya estaba lleno de energía, la expulsé toda por los pies y por las palmas de las manos y salí volando de ahí, fue una sensación increíble, salí volando más rápido de lo que esperaba, y sentí como el viento me enfriaba la piel cuando aceleraba, luego paré porque me daba miedo llegar muy alto, entonces intenté volar hacia los lados, al principio era aparatoso acumular energía y expulsarla para ir donde quería, pero lo pude dominar rápido. Salí de la habitación por la ventana y estaba en el parque de la 26 que queda cerca de la clínica, volé como a unos 100 metros de altura, abajo nadie se daba cuenta de que yo iba volando, después aterricé en la 26 cerca del ICA y me desperté.

Es muy raro el nivel de conciencia que uno tiene en el sueño, aunque puedo saber que estoy en un sueño, no pienso las mismas cosas que estando despierto. En el sueño uno tiende a normalizar las cosas raras incluso cuando uno sabe que está soñando. En este sueño como que pareció normal que no fuera solo mi sueño sino como un sueño lúcido compartido, porque yo y otros sabíamos que era un sueño. Es decir que no tenia total lucidez, porque me di cuenta de que estaba soñando pero no me di cuenta de que ese señor solo era otro personaje creado por mí. Y es que la lucidez no es algo de todo nada, sino que tiene sus limitaciones. Recuerdo que para mí fue un gran descubrimiento pensar en que todo lo que sucede en mis sueños es creado por mi mismo, todos los personajes soy yo, todos los edificios son recreados por mí, yo soy el director, el vestuario, el guión, los personajes, la luz, absolutamente todo, como el dios panteista de Spinoza, todo lo que sucede sucede en mi interior. Cuando fui conciente de la posibilidad de los sueños lúcidos, creí que si todo era creado por mí entonces podía hacer lo que me diera la gana, despues me dí cuenta de que es mucho mas difícil de lo que pensaba. Las primeras veces que me di cuenta de que estaba en un sueño me emocionaba tanto que me despertaba antes de que pudiera hacer cualquier cosa. El solo hecho de saber que estaba en sueño, sin hacer nada es de por sí un gran logro. Quisiera tener el nivel de control del sueño para hablar con quien quiera, sé que toda la información vendría de mí mismo, pero parece que estos personajes tienen formas alternativas de organizar y expresar esa información. Sería genial plantear todo el guion del sueño antes de dormir, por ejemplo, “voy a soñar que vuelo hasta Egipto, bajo las pirámides encuentro una hermosa construcción donde un maestro de la sabiduría egipcia me revela los secretos de la vida y la muerte”, serían sueños muy interesantes, hacerlo requeriría un control muy grande del sueño, pero creo que con la práctica es posible.