El Arlequín Cósmico

Agosto 13 del 2012.

-Sueño hiperlúcido- Estaba como una especie de club campestre, una zona privada donde habían praderas amplias con muchos arboles y zonas verdes. Yo estaba con un grupo de amigos, (ningún verdadero conocido en la vigilia) Estábamos corriendo y jugando por una pista de obstáculos, de pronto me empiezo a sentir raro, había algo en el el ambiente que no funcionaba, como que se pixelaba a lo lejos o algo así, entonces me empiezo a sentir muy seguro de que estoy en un sueño. Mi duda era porque el paisaje de todas formas era realista, aunque algo fallaba en la textura del paisaje, la falla era sutil, y no era tan evidente el sueño. Necesitaba confirmar eficazmente que estaba soñando, así que estiré los brazos lo más que pude hacia los lados, y me dejé caer hacia adelante pero en vez de chocar contra el piso, floté por un momento un poco antes de tocar el suelo y luego caí suavemente, casi que fui puesto en el suelo sin ningún impacto. Era una pequeña sensación de volar, y aún así a mi no me pareció rara, y aunque estaba buscando confirmar el sueño, el flotar en el aire no me confirmó que sí estaba soñando. Hice el mismo chequeo tres veces, y las tres veces floté un poco y luego caí sin impactar el suelo.

El tema del chequeo de realidad que no me sale bien me recordó otro sueño en que un personaje me enseña a volar, en ese sueño yo intenté volar varias veces y no lo conseguí, entonces este señor vino a mí y me dio la solución. Pensé en que si pudiera encontrarme con ese personaje entonces podría estar seguro de que estaba soñando, y justo estaba en medio de este pensamiento cuando lo vi, el mismo señor que me había enseñado a volar, estaba parado cerca mío, mirándome fijamente. Me sorprendió de una manera extraña, había algo en su mirada que yo no podía dejar de verlo, así que me puse a mirarlo con mucho cuidado como tratando de averiguar qué pasaba... no se porque me llené de miedo, unas sensaciones muy fuertes me empiezan a perturbar y para romper con la tensión dije lo primero que me se me ocurrió: “señor: ¿usted sabe que esto es un sueño?” El señor ni se inmutó, sólo me miraba fijamente. Yo lo había estado mirando sólo a la cara, y cuando lo mire de cuerpo completo me dí cuenta de que estaba parado con los pies cruzados, con las palmas de las manos abiertas con los antebrazos estirados adelante y un poco inclinado hacia abajo, era una imagen muy poderosa y la vez bastante perturbadora. No recuerdo exactamente como estaba vestido pero me dio la impresión de que era una especie de payaso elegante, no es que fuera caricaturesca o muy colorida su ropa, pero creo que llevaba puesto algo que parecía un traje típico de arlequín. El tipo sólo me miraba, sus ojos fijos clavados sobre los míos, y yo sentía como su miraba me atravesaba, de seguro es la mirada mas incomoda que nunca me han hecho.

De pronto tuve un pensamiento que me perturbo aún mas: “que tal que no sea sólo un sueño” “que tal que este tipo sea una entidad real que se metió en mis sueños desde otra dimensión o desde otro lugar”. Me parece muy curioso observar como en el sueño se me colan pensamientos que nunca aceptaría en la vigilia, como si de verdad en mi cuerpo del sueño no fuera del todo el mismo que en mi cuerpo de la vigilia. La fuerza de las sensaciones que percibía me hizo pensar que era posible que este tipo fuera una especie de ‘ente real’, pensé que tal vez, sin quererlo, había atravesado a algún tipo de plano astral en donde yo estaba expuesto. Cuando pensé en que todo lo que yo sentía provenía de una verdadera amenaza, como que todas las sensaciones empezaron a tener mas sentido, sentía perfectamente como de este tipo emanaba toda esta energía caótica del sueño, y me sentí muy seguro de que aunque era un sueño tenia algo de afuera en frente mio. Tenía mucho miedo pero no podía dejar de mirarlo, a estas alturas las imágenes ya eran muy fuertes, lo más extraño de todo este sueño era que las imágenes no eran surreales sino que de hecho eran muy reales, no se como decirlo pero me pareció mas real que la realidad misma, y tan real que era insoportable. Los colores palpitaban, todo era hipernítido, y con mucha luz, yo trababa de abrir bien los ojos y de enfocar bien las cosas, pero era como si con mis facultades normales no pudiera procesar tanta información, ni soportar tanta realidad, era algo imposible de ver. Las imágenes se empezaron a hacer cada vez mas brillantes hasta que me desperté viendo la luz de sol que entra en mi cuarto, estaba muy asustado, respirando profundo y sudando por todo el cuerpo. Lo mas horrible era que sentía como si el sueño no hubiera terminado, seguía sintiendo que el payaso me miraba.

En la práctica de los sueños he descubierto que tengo una predisposición a no disociar la realidad del sueño, no sé si esto se deba a una condición física-hormonal o sea producto de las prácticas del sueño consciente. Lo mas probable es que sean las dos cosas, algún problema hormonal reforzado por la creencia espiritual de que ‘todo es un sueño’, y también agravado por el uso de drogas. Lo que me pasa yo lo había llamado de forma romántica “el poder de traer cosas de los sueños a la realidad”. Son cosas muy sencillas como que me despierto desubicado porque creo que sigo en el sueño, a veces me demoro mucho en darme cuenta que ciertas cosas no las he hecho sino que las he soñado, soñé que alguien me visita y creo que sigue ahí, me despierto enamorado de amores del sueño sin importar quien sea, me despierto buscando cosas que tenia en el sueño, en el sueño soluciono problemas de la Universidad y me paro a escribirlos. Por eso es que el malestar de la mirada del payaso no terminó después de que me desperté, todo el día sentí su mirada escrutándome, me volteo a ver a todos los lados con el miedo de que en cualquier momento me va a estar mirando desde cualquier esquina.

El sueño es muy corto, lo único que pasó es que estaba jugando, luego mire al señor y luego la percepción se desbordó hasta que me desperté, pero las imágenes son tan fuertes que hacer un análisis de este sueño sería una tarea sinfín. Lo mas interesante para mí es la aparición de este señor, nunca un personaje del sueño se me había aparecido en dos sueños, aunque ya me había pasado que en un sueño contaba otro sueño que había tenido antes. Interesante también la aceptación del supuesto ‘ente’, y me hace pensar en la naturaleza de ciertas creencias. Personalmente no creo en nada mas allá de este mundo, no creo en dios, brujas, fantasmas, duendes, planos astrales, nada fuera del mundo que percibo y siento con seguridad como real, entonces... por qué en el sueño sí? Uno creería que los miedos se basan en creencias, si uno tiene miedo de las brujas es porque cree en ellas, pero precisamente esto no es del todo así, al menos no en mí. Aunque no creo en espantos, de vez en cuando, en ciertas condiciones, me invade el miedo de encontrarme con uno ¿Por qué?... Me parece que los miedos no siempre se basan en creencias, cualquiera puede aplicarse el tetrafármaco de Epicuro y llegar a la conclusión de que la muerte no es ningún mal, pero no he conocido a nadie que no tenga miedo de morir.


You'll only receive email when Frater Perdurabo publishes a new post

More from Frater Perdurabo