Cipreses

Diciembre del 2013

"Aquellas sombras del camino azul... ¿donde están?"

-Sueño hiperlúcido- Soñé que iba por uno de eso caminos típicos del campo colombiano, iba por una carretera destapada cerca del río, había mucha vegetación por todas partes. Entre los caminantes veníamos un grupo grande de personas, era como una caminata familiar, venían señores, señoras y niños. El tema del sueño ya me predisponía a la lucidez porque en grupos de familias lo que mejor hago es abstraerme. El tema del sueño también me predisponía a la lucidez porque en el campo me fijo mucho en los detalles, en las formas, las sombras, los tamaños, los sonidos...

Me puse a contemplar el paisaje, todo el cuadro me parecía muy bonito, me generaba una sensación placentera de bienestar: el camino, el río, la brisa, la vegetación, un poco mas al horizonte, había una colina pequeña despejada de vegetación y en la cima de la colina habían dos cipreses. La luz era oscura, como si fuera en el ocaso, los dos cipreses se veían negros, y las acículas se movían de una forma armónica con el viento, todo el cuadro me parecía como una pintura impresionista animada. Me he soñado varias veces con estos árboles y me parece extraño porque no recuerdo haber visto ningún ciprés en mi vida, así que estos cipreses son realmente cipreses que vi sólo en cuadros de Van Gogh.

Traté de observar mejor los detalles del paisaje y resultó que los colores eran muy bellos, las figuras de las hojas eran perfectas y muy bien definidas, todas las formas eran muy llamativas, y aunque todo era vegetación predominaban sobre todo los colores morado, rosado, magenta y naranja. Todo era muy colorido pero también muy orgánico, no era un paisaje psicodélico fantástico, era vegetación real, sólo que muy colorida y muy hermosa. Todo me parecía tan bello que las emociones empezaron a escalar, y el bienestar se transformó en éxtasis, el paisaje era el mas hermoso que había visto en mi vida, tan hermoso que no pude soportarlo y ahí mismo me puse a llorar. No lloraba por algo como tristeza o nostalgia, lloraba de hermosura, un acto de magia imposible de llevar a cabo en la vigilia, y una de las mas gratas experiencias que he tenido en sueños.

De cualquier forma el ponerme a llorar me generó una pequeña ruptura en la que dejé de mirar el paisaje, esa ruptura permitió que me surgiera la duda, y con la duda me llegó la seguridad "estoy soñando". La sensación fue inmediatamente seguridad y lucidez, ni siquiera se me ocurrió aplicar algún chequeo, la hermosura de los cipreses me confirmaba totalmente que estaba soñando. Yo sabia perfectamente que estaba soñando, pero seguía igual de emocionado, y sabía que si no me controlaba me iba a despertar, tenia que controlar el sueño pero no sabia cómo, y por alguna especie de memoria intuitiva miré a una de los personas que estaba cerca y le dije algo como "quisiera ver bien todo esto pero es demasiado para mí". Una voz de mujer me respondió en voz baja: "no mire mas de lo que puede asimilar". Yo no entendí lo que quiso decirme y me parece que lo notó porque me dijo "haga miradas cortas, mire a otro lado y no enfoque nada". Esas sí fueron instrucciones que entendí claramente. Levanté la mirada y no pude evitar ver los cipreses, de solo mirarlos ya me empezaba a inquietar, pero rápido voltee la mirada hacia la carretera, luego mire mis manos, luego otra vez a los cipreses, luego vi a un árbol que estaba cerca, luego mis manos, luego la carretera otra vez, otra vez los cipreses, otra vez mis manos y ya estuvo, el sueño se había estabilizado y podía mantener la percepción de las cosas aplicando este método.

El que haya recurrido a un personaje del sueño para buscar una solución no es algo del todo espontáneo sino que es una forma de darle un giro al sueño, para hacer lo que yo quiero. El truco para volar en los sueños de hecho me ha servido como truco para navegar en los sueños en general: el sueño tiene su propia lógica, no debo tratar de imponer mi voluntad, sino hacer surgir mi voluntad como ley del mundo. No moverme guiado por el querer de la vigilia sino por medios mágicos. El querer y el deseo son ilusiones del ego, la voluntad es nuestro destino. Hacer mi voluntad, esa será la ley. Este es uno de los avances mas claros que he tenido en la práctica del sueño lúcido, para ser eficaz en mi voluntad debo entender que no soy omnipotente, y que no puedo conseguir que las cosas sucedan de la nada, lo que quiero solo puedo conseguirlo por medios sutiles, con ciertos giros en la lógica misma del sueño.

Después de estabilizar la percepción del sueño estaba listo para hacer lo que quisiera, así que pensé en ir con la mujer que me había dado la solución al problema del sueño y tratar de jalar desde ahí algún hilo argumentativo para el sueño. Yo me había quedado a la orilla del camino, la volteé a mirar y señalando la colina le dije a la mujer "ya puedo ver bien estos cipreses". La mujer era hermosa, de piel blanca, cabello rubio rojizo y tenia los ojos claros. La mujer sonrió y vino caminando despacio hacia mí y me dijo "creí que iba a pasar como la última vez que nos vimos", sus palabras me dejaron pensando y creo que me concentré demasiado en eso porque me desperté en mi cuarto con la conciencia de la pregunta... ¿Cual última vez?


You'll only receive email when Frater Perdurabo publishes a new post

More from Frater Perdurabo