Tradiciones antiquísimas

Así como es nuestra vigilia, así son nuestro sueños, por eso quienes se toman la vida en serio se sueñan que van al trabajo. Para poder tener sueños lúcidos es necesario tener una vigilia lúcida, no dejar enredarse en lo apremiante de la vida cotidiana. La ira, la frustración, la tristeza, la alegría, la esperanza, el apego, nos ponen en un estado de alienación en el que olvidamos la verdad esencial: la vida es un sueño. Para acceder a la magia del sueño es necesario dejar que el poder de la magia nos invada durante el día, por esto busco las claves del sueño en la vigilia, para poder reconocer al sueño como sueño.

He extraído algunos símbolos recurrentes de los sueños, al buscarlos constantemente en la vigilia terminan convirtiéndose en símbolos mágicos: disparadores de sueños lúcidos. Por ejemplo: mi casa y mi barrio de la infancia, tengo documentados muchos sueños que involucran a este lugar y sus personajes, entonces si vuelvo a esa casa en santa Helena, si pienso en ella o si me encuentro algún amigo de mi infancia me pregunto ¿estoy soñando? y a veces resulta que sí. Los lugares donde he estado mucho tiempo son un símbolo mágico apenas lógico, mi casa de infancia, mi segunda casa en Cúcuta y el campus de la Universidad Nacional. Otros temas recurrentes de mis sueños también me han dejado algunos disparadores de origen mas oscuro: una llamada que no sale, un trasteo, una masacre, problemas con la policía o el ejército, personas perdidas, correr-y-no-avanzar. Son temas que trato de mantener en mente siempre para darle continuidad a la conciencia del sueño.

Según el registro de este diario, hace mas de un año que me propuse encontrar a mi maestro interior en el sueño. Para esto sigo el mismo principio de que los sueños son como la vigilia, entonces trato de ocupar la vigilia pensando en él, visualizo un rostro y una figura, percibo su sabiduría, me pongo en sus manos para que me enseñe, me imagino pidiéndole que me enseñe a navegar en los sueños. Todo esto se me ocurrió a partir de algo que leí en el libro del "Yoga de los Sueños" de Tenzin Rinponché, allí encontré la indicación de buscar al maestro interior. Dice: "el verdadero maestro es la naturaleza fundamental y sin forma de la mente" Soñar una imagen sin forma debe ser un acto de alta magia por lo que el maestro recomienda visualizarlo como si fuera una persona, y eso es lo que he hecho. El sueño de anoche le da sentido a estas preparaciones, aunque solo es un sueño con un personaje que llamo "mi maestro interior", me da el gozo de saber que lo he buscado voluntariamente y lo he encontrado en el sueño.

Anoche soñé otra vez con el camino que lleva al bosque, ya me había soñado esto, me había adentrado por el camino en busca de mi maestro interior. Quise hacer esto voluntariamente, pensé en que al final del camino todo iba a ser igual, que iba a haber un claro en el bosque donde iba a encontrar a mi maestro en el trono como la primera vez, pensaba en prepararme para que el sueño no me sorprendiera, incluso había preparado mi pregunta, yo le iba a pedir al maestro que me enseñara a meditar. Subí por el camino pero al llegar a la cima no había ningún claro, había un pequeño valle, con unas construcciones hechas en piedra por alguna comunidad indígena. Me acerqué a una de las construcciones, mire hacia adentro y era como una especie de anfiteatro. Los que hablaban era autoridades muy importantes del lugar. Entre los que hablaban, reconocí a mi maestro, y pensé en que yo había estado esperando en que el maestro fuera un personaje de mi mente nada mas, en el sueño me parecía muy normal el que además de ser mi maestro interior tuviera que ocuparse de administrar los asuntos de su comunidad. No recuerdo que era lo que discutían pero mi maestro ofreció contar un mito que solucionaría la cuestión. El mito no puedo recordarlo en palabras, es una combinación como que escuchaba al maestro y la vez podía ver ciertas imágenes de los personajes del mito. A veces me he dado cuenta de que no siempre sueño realmente con cosas discursivamente ordenandas, sino que son emociones que despues articulo en palabras al despertar. Se que esta historia del mito no es fidedigna, pero mas es menos es lo mejor que puedo recordar:

En el principio sólo existía el padre caos Pan y la madre voluntad Nuit. La madre voluntad buscaba trascender en el uso de sus poderes mágicos. Entre mas magia se práctica, mayor es el poder de Nuit, por esto la madre Nuit resolvió crear al hombre y depositar en él la ficción del "mundo real", para que tuviera que volver a la madre por medio de rituales mágicos. La voluntad engaña al hombre haciéndole creer que existe un mundo real, que existen objetos realmente fuera de la voluntad. Pero no es así, no existen el ego ni el mundo, solo Voluntad y Caos. La voluntad encamina el caos a su antojo, crea caminos de poder que son percibidos engañosamente por el hombre como relaciones causales o accidentales. La voluntad transita por unos hilos de poder que conducen al mundo, la mayoría de las personas solo transcurre por ellos, el poder del mago es romper y crear hilos, manipular el mundo a su antojo. Este es el fundamento de las antiquísimas tradiciones de nuestro pueblo (...), que han pasado de maestro a discípulo por mucho tiempo (...). Luego el sueño se hace confuso, el maestro venia y me hablaba pero no me acuerdo de más.


You'll only receive email when Frater Perdurabo publishes a new post

More from Frater Perdurabo