Krishna auriga

El Bhagavad Gita cuenta la historia de la encrucijada de Arjuna en medio de la épica batalla de Kuruksetra en la que se enfrentan dos ejércitos enormes de los mejores y mas fuertes guerreros. En el lugar se enfrentan los hijos Dhritarastra, liderados por Duryodhana, contra los Pandavas entre los que se encuentra Arjuna, el de los poderosos brazos, junto con el mismo señor Krishna en persona. La encrucijada de Arjuna no es sobre la táctica o la estrategia de guerra, es una encrucijada de otro tipo. Arjuna un poco inquieto le pide a Krishna que por favor dirija la cuadriga al centro de la batalla para ver mejor los ejércitos así enfrentados. Estando en el medio del campo de batalla Arjuna reconoce en los dos bandos los rostros de sus familiares y amigos, para ganar la guerra tendría que matarlos, así que voltea a mirar a Krishna y angustiado bota su arco y le dice "Govinda... no lucharé". La imagen de Arjuna es la imagen en la que nos encontramos todos los practicantes, estudiantes y recién iniciados, es la batalla épica que todos libramos en nuestras vidas en donde muchas veces nos sentimos tentados a dejar de luchar. A partir de aquí se desarrolla la instrución de Krishna, en la que le revela a Arjuna el sistema del Yoga óctuple para salir del atolladero de lo real y encontrar la iluminación. Para Krishna la angustia de Arjuna es producto del apego a este mundo y de una identificación con cosas materiales, esto no quiere decir que lo que está en juego solo es algo material, lo que está en juego es la vida misma. El Gita, como toda filosofía genuina, es una preparación para la muerte, el camino a la iluminación es el camino de la muerte del ego, el ego es una ilusión, así como los sentimientos que se proyectan en él: "la aparición temporal de la felicidad y tristeza, y su desaparición a su debido tiempo, son como la aparición y desaparición de las estaciones de invierno y verano. Surgen de la percepción proveniente de los sentidos y uno debe aprender a tolerarlas sin turbarse".

El sistema del yoga octuple prescribe unas prácticas para llevar a cabo en todo momento de nuestra vida: mañana, tarde y noche. Krishna describe un camino mediante el cual todas nuestras acciones van a un sólo propósito, es lo que en el Gita se llama el 'trabajo devocional', donde uno debe actuar libre del apego a los resultados, libre de apego al éxito o al fracaso, no somos la causa de lo que sucede en el mundo y por tanto no nos pertence el éxito o fracaso, sólo se debe actuar por el compromiso con este propósito. Dentro de las características que va definir Krishna sobre el hombre sabio, dice que el hombre sabio es resuelto en su propósito,esto es algo muy simple y a la vez muy dificil de conseguir: consiste en saber lo que nos conviene e ir por ello. Por eso me resulta muy ilustrativa la instrucción de Krishna, porque me abre un camino mediante el cual puedo comprometerme realmente con lo que aquí me he propuesto. La imagen de Krishna como auriga es una metáfora del mensaje del Gita que más me interesa, la iluminación es el camino por el cual dejamos que la divinidad guíe nuestras acciones. Krishna auriga representa el triunfo del espíritu sobre el mundo material, pero este triunfo solo es posible mediante un arduo trabajo de practicas regulativas.

Siento que mucho de lo que he hecho hasta ahora me lleva por este buen camino. No es que me sienta un iluminado, sino que crece en mi la tranquilidad, la ecuanimidad, la imperturbabilidad y el desapego por el mundo material. Este avance obviamente se ve también reflejado en el avance de la práctica de los sueños, con el paso del tiempo habito mas naturalmente en el mundo de los sueños. Sueños que nunca creí que fueran posibles ahora son reales y traen mensajes muy específicos. Ya no hago chequeos de realidad, ni en la vigilia ni el sueño, para mi ha perdido importancia la pregunta por el sueño lúcido porque de alguna forma es como si todos mis sueños fueran lúcidos, y no hablo de solo de la lucidez de saber que estoy soñando sino de una conciencia mas profunda de mis acciones en el sueño. Siento que si ocupara mi mente en pensar en el sueño "será que estoy soñando" al descubrirlo no me sorprendería ni cambiaría mucho la situación de lo que hago en el sueño, mi propósito ahora no es tener sueños lúcidos, sino que quiero la instrucción de este personaje que he creado como "mi maestro interior". Se que debo cuidarme de la confianza que tengo en el avance que he tenido, porque me ha hecho dejar de escribir en este diario, a veces no escribo los sueño hasta varios días después de haber soñado, y he llegado a olvidar algunos sueños. Antes tenia que escribir el sueño inmediatamente porque en menos de una hora olvidaba casi todo, ahora pueden pasar semanas antes de que empiece a olvidar los detalles. Esto de alguna forma me parece que también son los triunfos del espíritu sobre el cuerpo, aunque es un hecho que no tengo ni idea de a donde me va a llevar esto, ni si algún día me vaya a servir para algo, pero este es mi propósito.

Hace un par de días soñé que estaba en una reunión, era como una celebración o algo así. Ahora me doy cuenta de que este también es un tema recurrente de mis sueños, he tenido varios sueños en este tipo de reuniones, es como si hubiera una fiesta, pero no una farra colombiana, sino una reunión donde la gente conversa y bebe moderadamente. Estaba en una terraza amplia, yo estaba aburrido de la fiesta y me fui hacia el borde de la terraza a contemplar el paisaje. Eran como las cinco de la tarde, la luz era oscura pero iluminaba todo con unos colores hermosos, entonces mire la luna, era esa luna como una mancha lechosa que apenas está apareciendo, me quedé mirándola un rato y me di cuenta de que detrás de la luna se podía ver otro planeta mas grande, y detrás de ese planeta, inmensamente mas grande, estaba saturno con su anillo y me llené de una alegría loca ante lo increíble del evento. Me recosté sobre el muro de la terraza y me quedé mirando a Saturno con detenimiento, me pareció que su anillo se veía algo raro y me dí cuenta de que el anillo era como especie de "Halo", era una plataforma de metal y cristal, con luces. Saturno ya no se veía tan lejos ni tan grande, en la plataforma vi a un hombre sentado en una posición muy relajada, tenia una pierna estirada y la otra iba colgando fuera del anillo. Traté de enfocar bien el hombre que estaba sentado y nuevamente me llené de alegría al ver que quien venia sentado en el anillo era mi maestro y ya lo tenia al alcancé de que me escuchara de un grito.

-Maestro! ¿Qué hace ahí?
-¿Qué hace ahí en donde? -Me respondió con tono de burla a la vez que sonreía maliciosamente
-En los anillos de Saturno. Maestro, baje por favor
-¿Cuales anillos de Saturno? Idiota! ¿de donde sacó eso? esto no es ningún anillo de Saturno, es una máquina del tiempo. Traje este armatoste porque te voy a dar un paseo. Ven!

Lo que en un principio era un planeta enorme a una distancia increíble había devenido en una máquina del tiempo a algunos metros de distancia. No recuerdo como salí de la terraza pero como de un salto leve estuve al lado de mi maestro parado en el anillo. El anillo proyectaba unas luces azules que hacían como de tablero de control y mi maestro empezó a manipularlas y activó la máquina, el anillo empezó a girar y las imagenes al rededor se distorsionaron totalmente. Hicimos varios viajes en el tiempo y mi maestro me explicó porque viajábamos a esos lugares, pero yo olvidé todos los viajes, todos excepto el último. Recuerdo que mi maestro me dijo "ahora te voy a llevar a ver tu futuro". El anillo paró en el aire a unos metros del piso en algún lugar de alguna ciudad. Era un barrio muy bonito, todo estaba muy limpio y en orden, la calle era tableteada de un sólo carril, en la esquina había bar grande que se veía que estaba abierto y me percaté de que era la madrugada por el silencio y la soledad de la calle. Mi maestro bajó del anillo y se fue al bar y yo me fui detrás de él. Adentro era un bar muy bonito, tenia una barra de madera grande que le daba un aspecto rústico. Nos sentamos en una mesa cerca de la barra, mire a mi maestro y con la mirada me señaló una pareja que estaba sentada en la barra. Yo los miré y me di cuenta de que efectivamente era yo el hombre que estaba ahí y era mi futuro lo que estaba viendo, pero lo curioso es que físicamente era Charlie Sheen. De pronto la chica sale como alterada del bar y Charlie Sheen, mi yo del futuro, sale detrás de ella. Nosotros también salimos, desde la entrada del bar vimos que Charlie sheen había corrido a una callejuela que había diagonal al bar y corrimos hasta allá. Cuando llegamos allá la chica salia corriendo de la callejuela mientras Charlie Sheen forcejeaba con un perro negro grande, en eso llegó un segundo perro que se tiró a morder a la cabeza y Charlie Sheen cayó al piso. Llegó un tercer perro y de una mordida hizo salir sangre en una pierna, llegó un cuarto , un quinto, un sexto y un séptimo, mordían por todas partes, Charlie Sheen gritaba y traba de pelear, pero rápidamente sus músculos fueron desgarrados por las mordidas de los perros y luego su cuerpo fue descuartizado en varias partes.

Mi maestro me había llevado al día exacto de mi muerte, no era el futuro lo que me quería mostrar sino el no futuro, la muerte, una brutal muerte descuartizado por un jauría de perros. A pesar de que la escena era muy fuerte no me alteró en lo más mínimo, y pensé que mi maestro tal vez quiso darme una sorpresa pero no me sorprendió para nada

-Maestro ¿por qué me trajo aquí?
-La ética del mago es ser para la muerte- Me dijo mientras echábamos a caminar nuevamente hacia la calle
-Maestro eso no lo puede entender nadie
-No lo entiendes tú porque eres idiota
-Entonces explíqueme ¿Qué es un mago?
-Un mago es una voluntad que se escoge a sí misma- Y se quedo callado como si diciendo eso lo hubiera dejado todo muy claro.
-¿Que tiene que ver la muerte?
-Quienes temen a la muerte niegan su voluntad para vivir en el mundo de la mala fe, el mundo del autoengaño, de la voluntad que no se quiere a sí misma. La ley del mago es hacer su voluntad, cuando el mago afirma su voluntad hace lo que quiere, no solo para moverse a derecha o izquierda, sino que al concentrar poder con su voluntad manipula el mundo a su antojo. Para esto es necesario que el mago conozca su muerte y viva siempre en presencia de ella para no perderse en el mundo de las opinión. Ya es hora de volver.
Me puse a pensar "¿a donde es que volvemos nosotros?" y me desperté con este pensamiento en la cabeza.


You'll only receive email when Frater Perdurabo publishes a new post

More from Frater Perdurabo