Veinte años


Después de la muerte de mi esposa, no pude mirar a otro mujer durante veinte años.

Pero cuando por fin salí de la cárcel, ya completamente valió le pena.


You'll only receive email when they publish something new.

More from Joke Writer