La vida del escritor

Antes de empezar a hablar de mi vida quiero ponerte en contexto.

Soy un escritor, sí, pero mientras escribo libros tengo que ganarme la vida de alguna manera. Llevo muchos años queriendo sacar mis libros, pero de alguna manera necesito muuuucho tiempo de procesado, y de comer, antes de poder publicar algo decente. Por eso, también me veo forzado a trabajar en mierdas, como me gusta decir. He trabajado en todo tipo de sitios que te puedas imaginar: gasolineras, supermercados, de camarero…

Eso era así hasta hace casi dos años, en agosto de 2019, cuando surgió una oportunidad laboral relacionada con la escritura. En aquel entonces no me consideraba escritor como tal, pero hacía tiempo que llevaba preparando varios libros.

De alguna manera, la escritura es quien te encuentra a ti y no al revés.

La verdad es que llevo escribiendo, tanto que no recuerdo cuándo empecé. No quiero decir con esto que sea un genio de la escritura o algo parecido, ¡nada más lejos de la verdad! Soy consciente de mis limitaciones.

La cuestión es que el 80-90% de mi semana se va siempre en redacción freelance, escritura para que otras personas se lucren. En forma de lo que hoy se conoce como redacción SEO. He aprendido muchas cosas con la tontería, y lo empiezo a aplicar a mis propios proyectos.

La vida del redactor freelance

Aunque parezca una chorrada, la vida del redactor freelance es apasionante. Al principio tuve la suerte de caer en manos de una gran empresa que monopolizó mi tiempo, y me sostuvo en brazos hasta que empecé a tener mis primeros clientes.

La realidad es que podríamos considerar que he tenido mucha suerte, pero la verdad es que estuve cada día currando muchas horas. Tantas que ni las contaba, algo que no tiene nada que ver con lo que hago a día de hoy.

Hoy en día también tengo unas tarifas mucho mejores, que me permiten vivir con más libertad y comodidad, aunque no por eso dejo de tener nuevos encargos y el estrés no desaparece.

Al final, mi día a día no consiste en plantarme delante de mi ordenador a plena oscuridad, con el sonido de la lluvia detrás de mí y con música, tipo esto:

https://www.youtube.com/watch?v=CF-xQY6gFcY

No, la vida del escritor, al menos de momento la mía, consiste en escribir para otros la mayoría del tiempo. Constantemente me enfrento a nuevos retos, trato sobre temas que son totalmente desconocidos para mí, cosas que cada día me sacan de mi zona de confort.

Ahora, después de mucho sudor y muchas pruebas, estoy logrando trabajar un poquito cada día también en mis cosas. De eso hablaremos en el siguiente artículo.


You'll only receive email when they publish something new.

More from Diario de un escritor