La italiana embarazada


Un día, una chica italiana de dieciocho años le dijo a su madre que hacía dos meses que no tenía la regla. Muy preocupada, su madre se fue al farmacia a comprar una prueba de embarazo. La prueba indicó que la hija sí estaba embarazada. Gritando, llorando, y soltando palabrotas, la madre le preguntó: –Quién es el cerdo que te he hacho esto? La chica cogió su teléfono y hizo una llamada. Una media hora más tarde, un coche se paró en frente de la casa. Un hombre con canas, maduro y distinguido e impecablemente vestido con traje de Armani, se bajó del coche y entró a la casa. Se sentó en la sala con toda la familia y se dirigiío a los padres: “Buenos días, su hija me ha avisado del problema. No puedo casarme con ella por mi situación familiar, pero les aseguro que me voy a encargar de todo. Pagaré todos los gastos y proveeré a su hija por el resto de su vida. Además, si nace una niña, le legaré un Ferrari, una casa de playa, dos tiendas minoristas, y una cuenta bancaria con dos millones de dólares. Si nace un niño, su herencia será un par de fábricas y una cuenta de banco con cuatro millones de dólares. Y si su hija da a luz a gemelos, cada uno recibirá una fábrica y dos millones de dólares. Sin embargo, si hay un aborto natural, que me aconsejan ustedes que haga? En ese momento, el padre, que hasta entonces había permanecido en silencio, puso su mano en el hombro del hombre, le miró y le dijo: “Tú te la follas otra vez”.


Original



You'll only receive email when Joke Writer publishes a new post

More from Joke Writer