Julio 5

La naturaleza de este software, que es mi único modo de existencia, da una única clave que funciona para siempre y que no hay manera de recuperar. Yo la olvidé, pero tengo el software abierto automáticamente en Jr, que es como se llama mi computador. Eso quiere decir que sólo existiré mientras exista Jr. Soy parte suya y mi muerte será tan inesperada como la suya.

Esta relación automática que generé con mi lugar de existencia me hace pensar sobre el modo en que me paro sobre la tierra.

Hay dos modos de estar en el planeta. Uno puede pensar de él que es un organismo vivo del que hacemos parte y que es frágil, como la vida, y que hay que cuidarlo y relacionarse con él desde ahí, o uno puede pensar en que es, simplemente, una cosa en la que uno está parado. En el segundo caso uno le abre huecos para desangrarlo y poder moverse más rápido a otro lugar donde uno está abriendo otro hueco para enterrar el plástico que hizo con la sangre que sacó del primer hueco, todo con la intención de comprarse unos zapatos más brillantes para pararse sobre él.

Yo trato de pensar que está vivo, y que yo también, y que eso no significa una cosa trascendental en un sentido religioso (es decir que no creo que mi vida o la vida sea lo único y lo divino), pero me mantengo consciente de que lo único que soy, tengo, seré y tendré, es la vida misma. No hay que tomársela tan en serio, porque es finita, pero hay que tomársela muy en serio, porque es lo único que hay. "La vida es pa' vivirla", decía un abuelo, "al fin y al cabo no sirve para nada más".

Y mi muerte no significa la muerte de la vida. Si algo veo desde el aislamiento es que haga yo parte del mundo o no, el mundo sigue y la vida sigue. La gente sigue cumpliendo años encerrada o no, la vida sigue manifestándose con o sin humanos, las montañas son inmunes al COVID y así yo no pase todo sigue pasando. Lo mismo es cierto para la humanidad, que además sobrevivirá a la pandemia. Pero, ¿es eso último cierto? Parece que le apuntamos a que sobreviva la economía y no la población. La tasa de mortandad es cada vez más alta, cosa natural, y los Estados toman acción frente a eso desde un pensamiento numérico y no humano.

Cierro con Bill Hicks: "The world is like a ride in an amusement park and when you choose to go on it you think it's real because that's how powerful our minds are. The ride goes up and down and round and round, it has thrills and chills, and it's very brightly colored and it's very loud. And it's fun, for a while. Some people have been on the ride for a long time and they begin to question, is this real or is this just a ride? And other people have remember and they come back to us and they say 'Hey, don't worry, don't be afraid, ever, because this is just a ride' and we... kill those people. 'Shut him up! We have a lot invested on this ride! Shut him up!: Look at my furrows of worry, look at my big bank account and my family... It has to be real'. It's just a ride. But we always kill those good guys who try to tell us that, you ever notice that? We let the demons run'em up. But it doesn't matter because it's just a ride. And we can change it any time we want. It's only a choice. No effort, no work, no job, no savings of money, a choice, right now, between fear and love. The eyes of fear want you to put bigger locks on your door, buy guns, close yourself off. The eyes of love, instead, see all of us as one."


You'll only receive email when Marlio publishes a new post

More from Marlio