OSaD, D18

El sol comenzaba a esconderse tras el horizonte. Tras sangrienta batalla, los piratas abordaron la nave. Mataron a toda la tripulación, incluso a los que se arrodillaron ante ellos. Especialmente a quienes se arrodillaron. Little John fue el primero en ver los doblones. Se hincó, venerando al único Dios que conocía, y tomó tantas monedas de oro como pudo. Una puñalada le perforó la espalda y un pulmón. De su boca salieron saliva y sangre mezcladas. Lo último que vio fue su propia sangre pintando las monedas.


You'll only receive email when they publish something new.

More from Somos La Cizaña