Mapa de calores

F conoció a J en la salida del metro. Amor a primera vista, pese al reciente divorcio de F con H... Sin embargo para J era su primera vez. Dos citas después, F y J comenzaron su historia juntos ante la sorpresa de H y N, ex de J, que aún tenía esperanzas de regresar antes de concluir !!!. F y J planearon un destino grandioso que superaba las expectativas de sus anteriores relaciones: viajar, tener hijos, comprar una casa, fueron opciones barajadas en los primeros días de su amor. Anunciaron su unión en Facebook con una foto de ambos en la playa. Y de ahí en adelante vivieron el día a día de una pareja del siglo, entre notificaciones del celular, tarjetas de crédito compartidas y salidas al bar cada viernes. Una que otra vez iban a actividades de sus trabajos para actualizar al mundo que seguían juntos. En ocasiones, F o J recordaban la grandilocuencia conque iniciaron su vida y deslizaban por ahí las frustraciones de no haber cumplido las promesas de los primeros días. Hasta que apareció X, a la entrada del supermercado, quien flechó a J e iniciaron una relación paralela. F, ajeno, descubrió la infidelidad y reaccionó con indignación —muy esperable, según le dijo X a J, quien daba largas a la idea de J de romper con F y mudarse a la casa de X; tampoco era de guardar chats o intercambiarse fotos, en su justo medio X, sin ceder o pretender demasiado. Abocados a un divorcio, F y J iban cerrando los episodios de una vida juntos sin mayores acontecimientos. En ocasiones, era J quien trataba de regresar a los tiempos en que fueron felices, pero F era refractario al recuerdo. Por su lado había conocido a A, con quien compartía algunos momentos de solaz, reconociendo que lo de J fue una gran oportunidad para amar. X, sin mover un ápice, seguía viéndose con J, sabía lo de F con A, y no tenía ninguna intención de trascender. A, sabiendo de la poca claridad de F, tampoco apostaba a futuro. Una noche F y J se cruzaron unas cuantas palabras por una nimiedad. De las palabras pasaron a los platos, de los platos a las palabras, de éstas a los besos, luego a las caricias, al final al sexo. Aunque se emparejaron, las claridades eran necesarias. X y A eran esenciales para F y J. Funcionaría, por supuesto, si pretendieran menos y realizaran más. Un año después, A, F, J y X, bebían en la terraza mientras conversaban sobre la vigencia de las antiguas historias de amor, en las que al final alguien terminaba sacrificado por el egoísmo del otro.


You'll only receive email when Artefactos / #100days publishes a new post

More from Artefactos / #100days: