Senior Web Developer taking on the #100Days challenge on English and Spanish.
2924 words

La polarización católica

Me encontré hoy con un artículo excelente que describe y explica la polarización católica. Todo surge al parecer al terminar el reinado de Benedicto XVI y la elección de Francisco, cuando Estados Unidos deja de ser el país católico favorito del Vaticano.

How QAnon and Trumpism Have Revealed a Deep Church Schism Among Catholics

Pronostica que la creciente polarización, exacerbada por la polarización política, no terminará en Noviembre 3 porque los católicos son una fuerza electoral, pero que el catolicismo en Estados Unidos comenzará a desplazarse como sucedió con los evangélicos: Con una identidad nacionalista que irá difuminándose con el tiempo.

Yo espero que todos los dequisiados que han empezado a perder el suelo con teorías de conspiración comparables con las de QAnon pierdan fuerza después de las elecciones. Entre ellos los terroristas mayores, principalmente Taylor Marshall y LifeSiteNews. Al haberse metido a la contienda electoral, espero ver su influencia decaer si pierde Trump. El daño que han hecho a la Iglesia comienza a desbordarse a otros países.

En el artículo me enteré que Taylor Marshall (a mi parecer un terrorista en potencia) financió el #splashachamama. Definitivamente tiempos obscuros para la Iglesia.

A todo esto, creo que la encíclica papal es excelente, pero que ha pasado desapercivida por esta polarización.

El 68

Siempre me han parecido interesantes los movimientos del '68. Me ha intrigado que hubiera movimientos en distintas partes del mundo. Pareciera que las sociedades de distintos países se hubieran puesto de acuerdo para manifestarse, con distintos resultados.

Siempre quise imaginar como fué. ¿Simplemente lees en un periódico que los estudiantes se están manifestando en Francia y organizas a tus amigos para hacer lo mismo? ¿Cómo es posible que existiera el mismo nivel de inconformidad en distintos países (en una época que no había redes sociales)?

Hoy me queda más claro, porque aunque no es la misma situación que en el 68, se respira cierta inquietud política y social en muchos países. Sería sencillo creer qe la pandemia tiene mucho que ver, pero hay manifestaciones por muchas razones. Algunas son violentas, como las que son contra la brutalidad policial, o de feministas. Otras menos violentas, pero masivas, contra las medidas de confinamiento en España y Alemania. Es como si se respirara un ambiente de incnformidad, y cualquier excusa fuera buena para manifestarse.

Probablemente así se sentía en el '68; había una inquietud en el aire y una necesidad loca de manifestarse contra el orden establecido. ¿Veremos este año o a inicios del siguiete tragedias como en México del '68? Espero que no.

Fedora 33 Release

Today was announced Fedora 33. I'm a big fan of this distro, I love its package manager and really like that allows me to install different desktop environments.

I've used Gnome, which is the default, and I like it. But sometimes I get bored and start looking what else is out there. I've installed Pantheon Desktop, the DE from ElementaryOS, KDE and tried to use dwm (without much luck, requires a lot of time to configure something useful). For now I'm using Budgie Desktop, which is pretty fast and "traditional", but at the same time looks great.

All this is great, but the latest version of Fedora includes updates to the DNS system (uses systemd-resolved), which I need to disable to install Docker. I could use podman (and I think it is awesome), but I mainly use docksal and is only compatible with Docker for now.

So apart of disabling the new systemd-resolved and cgroups2 to install docker, I will probably have problems with the domain redirection because Docksal uses dnsmasq.

Maybe I will give it another month, once there are more guides to do all that.

El dilema católico en las próximas elecciones de USA

La próxima elección de Estados Unidos es una de las elecciones más difíciles para los católicos.

Por un lado hay un candidato que promueve el aborto, lo que lo convierte automáticamente en inviable. Por el otro, hay un candidato impresentable, que polariza a la sociedad, que miente y tiene tendencias autoritarias, pero que rechaza el aborto; los católicos tienen que sufrir el segundo candidato, no elegirlo.

¿No hay otra opción? Si el primero cambiara un poco su postura sobre el aborto, arrasaría en las elecciones, suponienodo que el voto cristiano--y en especial, el católico, esté marcando una diferencia. Podría hacerlo proponiendo posponer el debate sobre el aborto en aras de la unidad nacional.

Por el otro lado, dada la polarización, no sería lícito para los católicos votar por un candidato que apoye el aborto pero que fomente el diálogo y la unidad, con miras de comenzar a reconciliar la sociedad y, en su momento, rehabilitar el debate sobre el aborto?

Definitivamente es interesante la situación porque mantener los principios cristianos es mantenerse en un callejón sin salida en el que ningún lado cede.

El regreso de Jordan Peterson

Hace unos días Jordan Peterson publicó después de mucho tiempo un video en el que resumía sus problemas de salud y anunciaba que ya estaba de vuelta en su casa, en Toronto.

Dados sus problemas de salud del año pasado, no me sorprende nada que hablara más lento. Mucho más lento. También lo noté más emocional al hablar de su familia.

La mayor parte de este año se la pasó en un verdadero infierno al romper la dependencia que tenía a un fármaco. Es irónico que después de estudiar tanto tiempo el regimen totalitario de la Unión Soviética terminara en Rusia desintoxicándose. No puedo imaginar su terror al despertar en una clínica rusa.

Me dio mucho gusto saber de su regreso. Siempre me pareció que tenía un punto de vista interesante y su forma de decirlo lo era mas. Sin embargo, lo que más me sorprendió de su video fue al final, donde dice que, con la gracia de Dios y su misericordia, seguirá escribiendo y haciendo material original.

Wow. Aparentemente regresó del abismo como un cristiano confeso, al fin. Voy a estar muy al pendiente de su nuevo material.

Compu descompuesta

El día de antier instalé un firmware en mi computadora que hizo que fallara y ya no volvió a entrar en el sistema operativo que estaba usando. Mi computadora tiene dos discos: uno con Windows y el otro con Linux. El que falló fue el de Linux y tuve que reinstalar todo para volverlo a utiizar, pero al hacerlo perdí acceso al de Windows. Todavía no estoy seguro como fue que pasó.

También, el mismo día, mi instancia de Standard Notes falló. Cuando inicio la aplicación no deja de ciclarse cargando extensiones, lo cual me parece muy extraño. Puedo tener acceso solo en Firefox a través de web. Voy a intentar eliminando la extensión sospechosa en este browser para ver si se arregla el problema en los otros browsers.

Perdí uno o dos días del reto de los #100days. Ya los compensaré al final.

Dependencia del celular

Empieza el día, y lo primero que hago es checar mi celular. Twitter primero, Facebook después. Me baño, bajo a desayunar, y mientras me tomó el primer café, vuelvo a prender mi teléfono para ver si hay algo nuevo; noticias, twitter, facebook. Termino de desayunar y antes de empezar a trabajar, prendo mi teléfono y vuelvo a repasar las redes sociales. Como no hay nada nuevo, entro a Instagram. A veces meto también Reddit al ciclo. Pero ya no lo pienso, es automático y los dedos saben el camino hacia las redes que normalmente reviso.

Esta dependencia alcelular es excesiva. No podemos estar viendo las noticias--y opiniones--del mundo en tiempo real. Simplemente no estamos echos para eso. Esto debe parar, y la pandemia nos ha dado la mejor excusa; ahora que salimos muy poco de casa, el celular se debe convertir en un teléfono fijo.

Así que la próxima semana lo dejaré en mi escritorio solamente. Será un ejercicio de desintoxicación de dependencia hacia las redes sociales. Ya reportaré sus frutos... o si termino en el manicomio.

El único dispositivo que me permitiría sería el Kindle, pues sus limitadas funciones me permiten hacer algo que extraño mucho: leer. Leer artículos (uso Instapaper para enviarlos al kindle) y una lista de libros por leer que solo crece. Veremos si dejando el celular leo más.

La polarización en redes sociales y San ignacio de Antioquía

Todos los días veo en Twitter gente gritándose. Especialmente derechistas contra izquierdistas. Esto solo lo veía hasta hace poco en las redes en Estados Unidos, pero la división nos ha alcanzado.

Una de las cuentas que sigo desde hace mucho es la de @liatrueba, quien comenzó como una chica racional con los pies en la tierra. Su progreso al radicalismo de derechas me ha dado mucho que pensar.

Cada vez hay menos espacio para una posición moderada. Si no estás de acuerdo con la izquierda, la gente termina apoyando a Trump, deseando la muerte del Islam y hasta manifiestandote contra el uso de los cubrebocas. Si no estás con la derecha, apoyas un lenguaje inclusivo, un feminismo radical, eres socialista y rechazas con violencia todo tipo de religión.

Es un riesgo actual de los círculos cristianos tender a la polarización anulando así todo tipo de diálogo; participando en las política identitaria, o, tribalismos. No puede haber diálogo así. Oportunamente, hoy se festeja a San Ignacio de Antioquía y leyendo una de sus cartas me encontré con este consejo:

Frente a sus iras, vosotros sed mansos; a sus jactancias, vosotros sed humildes; a sus blasfemias, vosotros mostrad vuestras oraciones; a sus errores, vosotros sed "firmes en la fe"; a su fiereza, vosotros sed apacibles, sin buscar imitarlos

No corresponde a los cristianos participar en estas discusiones que parecen un concurso de respuestas mordazes en redes sociales. Si el diálogo no es posible, es preferible el silencio.

El consejo de San Ignacio de Antioquia, después de 2000 años, vale hoy para las redes sociales.

La nueva normalidad

Todos hablan de la nueva normalidad. Pero la nueva normalidad no es más que el negativo de lo que era la normalidad: Es menos que la normalidad, o de otra forma, es la normalidad menos las restricciones actuales. La nueva normalidad solo hace referencia a lo que antes llamábamos normalidad.

Tal vez la normalidad ya esté perdida. Nunca va a regresar y tuvimos más de siete meses para llorarla. Sí, eran divertidos los conciertos. Sí, era divertido ir a un bar y escuchar a una banda en vivo. Sí, las oficinas atiborradas eran un éxito de la civilización. Ok, esto último no.

Creo que debemos empezar a llamar normalidad a lo que hemos ganado: trabajo remoto, comercio en línea, trámites en línea, educación a distancia (para adultos al menos, es una tortura intentar que los niños aprendan algo en línea). Mayor convivencia familiar. Mejores relaciones con nuestros vecinos, en quienes ahora tenemos que apoyarnos en caso de tener dificultades.

Nuestra normalidad anterior no era algo de lo que debiéramos estar orgullosos. La enorme desigualdad, la política siempre corrupta, los crímenes ignorados. Incluso las iglesias ya iban en camino a vaciarse. Y no digo esto con un arrebato de religiosidad, sino pensando que quien asiste a las iglesias son personas devotas que se interesan por el otro, que reconocen como valores supremos la justicia, la belleza, la verdad y la fraternidad.

La nueva normalidad, ahora nuestra normalidad, debería consistir en enforcarnos en las miles de personas que ahora se sienten aisladas. Intentar, con creatividad, buscar hacer un cambio para mejorar nuestras familias, nuestras comunidades y, eventualmente, el mundo.

El país en llamas

El país se está yendo a la basura. Si algo favorece el crecimiento de la cultura y orgullo nacional son las artes, los hitos científicos, las organizaciones que apoyan el estudio. Los fondos para todo esto fueron robados en esta semana por el gobierno de López Obrador. En su lugar, otorgó al ejército la mayor cantidad de dinero que ha recibido en mucho tiempo.

Hay quienes dicen que el país se dirige a una dictadura. Los hecho parecen hablar por sí solos: Otorgar proyectos de construcción y administración al ejército, así como cada vez mas dinero, pareciera que quiere fortalecerlo para un futuro próximo. ¿Quién le va a quitar el poder que ahora tiene (y cada vez más) sin hacerlo sin temor?

En el fondo, siento que el profundo odio que el presidente le tiene a Calderón es lo que guía su gobierno. Viéndolo a través del lente de René Girard, me parece que no va a dejar de tener enoorme fracasos (tren maya, dos bocas) porque los necesita para victimizarse, pero a su vez, quiere convertirse en una versión de Calderón para reemplazarlo; Calderón es su deseo mimético. Si lo elige como chivo expiatorio, podría encerrarlo en un festín pagano.

Otro punto que me preocupa, es la comparación que hace Krauze con Tomás Garrido Canabal en su artículo El mesías tropical. Sería terrorífico tener a Garrido de presidente los siguientes años.

Y para terminar el 2020 ¿El síndrome de Kessler?

Ayer vi una noticia que me preocupó. El sistema de monitoreo de satélites y basura espacial LEO detectó una posible colisión de dos objetos grandes.

Los objetos son partes de satélites desactivados, etapas de lanzamientos de satélites ya desactivados de la Unión Soviética y China. Basura espacial que se queda en órbita cada vez que un satélite es puesto en órbita. El problema es que la masa combinada de estos objetos es de 1800+ kg.

Esta basura ha sido causa d eprocupación por mucho tiempo. Incluso, hay una teoría llamada El síndrome de Kessler que dice que en caso de haber una colisión de la basura espacial que está orbitando la tierra, podría desencadenarse una serie de colisiones de magnitud impredecible. En un mundo cada vez más digitalizado, esto causaría problemas de comunicación e incluso de navegación, pues el GPS funciona con un sistema de satélites. Posteriores lanzamientos serían casi imposible pues la basura desprendida de las múltiples colisiones sería impredecible.

¿Así terminará el 2020? ¿En un derrumbe de nuestro sistema satelital y desplome de los sueños de exploración espacial? Espero que no. Pero dado que es el 2020, ya no se sabe.

Se espera que la colisión, si es que sucede, sucederá entre el día 15 y 16 de octubre. Así que muy pronto lo sabremos... y no tenemos forma de prevernirlo.

La escena de Nicodemo

En la serie The Chosen hay una escena casi al final de la primera temporada que me hizo un nudo en la garganta. Se trata del dilema que tiene Nicodemo ante la oferta que le hace Jesús de seguirlo, como sus demás discípulos.

Vemos a un Nicodemo convencido que Jesús es el mesías, pero que está inmerso en su mundo: Tiene una posición privilegiada en el sanedrín, vive cómodamente, y una muy activa vida familiar. Su esposa le recuerda y le suplica que continúe la vida que tanto ama y a la que están acostumbrados. Me recuerda la situación que encuentra el joven rico en el evangelio, que se entristece al ser llamado a dejarlo todo.

La historia de Nicodemo contrasta con la de Simón. Los dos están casados, los dos son llamados a dejarlo todo. La diferencia está en su respuesta; Simón involucra a su esposa en el llamado, haciéndola partícipe de los sacrificios y alegrías que conlleva. Jesús se lo deja claro a la esposa de Simón: Tendrá que hacer sacrificios, pero son sacrificios de los dos. Nicodemo en cambio decide guardarse en secreto la identidad de Jesús, dividiendo el crecimiento espiritual de su matrimonio.

El momento crucial llega cuando Nicodemo tiene que decidir. Jesús parte a Samaria y en el punto de encuentro antes de partir, se ve a un Nicodemo, oculto tras una equina, desgarrado de dolor porque no puede seguir el llamado de Dios, a quien ha dedicado toda su vida.

Es devastadora esa escena.

Monday 12 October 2020

Empiezo una nueva semana. Espero que sea mejor que la anterior, pero en este 2020 a veces hasta miedo me da de abrir las redes sociales y encontrarme con la caída de un meteoro, que el gobierno ya se declaró comunista o que los extraterrestres aterrizaron. Todo es posible en este 2020.

Hace unas semanas hubo recortes en mi compañía. De un día para otro, cuatro personas con las que trabajaba directamente desaparecieron. Sus usuarios del chat estaban desactivados y ni hubo tiempo de despedidas; como una especie de elección de los elegidos de los últimos tiempos (rapture). Quería añadir recomendaciones en LinkedIN a todos los que conocía, pero solo envié una: La de CL. Voy a buscar a los demás para enviarles una recomendación.

Pero ayer, iniciando una nueva semana, me enteré que una querida amiga de la familia tiene cancer. Increíble, ¿no? Sin duda este año ha resultado una especie de siega y filtrado. Más malas noticias en un año que no paran de llegar, amenazando en ahondar la desesperanza. No lo permitamos, y seamos dignos de esta siega.

Esta semana que comienza, celebrando a la virgen del Pilar, espero que tenga buenas noticias. Por ejemplo, me gustaría: Que Beatriz Müller haya viajado a Europa a buscar pleito en vuelo comercial y termine infectando a AMLO. Que descubran que la recuperación económica va a ser más rápida que lo anticipado. Que encuentren un tratamiento para el COVID.